La ONU coordina con las partes sudanesas para llegar a una solución política tras el golpe

Las Fuerzas de Apoyo Rápido son una antigua milicia sudanesa acusada de crímenes contra la humanidad en la región de Darfur y de represión en las protestas de 2019 que se han reconvertido en un cuerpo militar regular.

EFE/EPA/STRINGER

RPRESS  Jartum, 30 octubre 2021 (EFE).- El representante especial de la ONU en Sudán, Volker Perthes, afirmó estar en permanente contacto con todas las partes en ese país para llegar a un entendimiento y solución política casi una semana después del golpe de Estado militar, informó hoy la misión.

Perthes «permanece en contacto constante con todas las partes para facilitar una solución política en consonancia con el Documento Constitucional», dijo la misión en un comunicado publicado hoy en la cuenta oficial de Twitter.

Añadió que la misión se está coordinando para mediar y «facilitar un diálogo inclusivo» entre las partes ya que este sigue siendo «el único camino hacia una solución pacífica a la crisis actual».

Anoche, Perthes tuiteó que se había reunido con el comandante de las Fuerzas de Apoyo Rápido, general Mohamed Hamdan Dagalo, alias Hemedti, para «reducir la escalada, permitir las protestas pacíficas y evitar cualquier enfrentamiento» en las grandes protestas convocadas para este sábado contra la asonada perpetrada el pasado lunes.

Las Fuerzas de Apoyo Rápido son una antigua milicia sudanesa acusada de crímenes contra la humanidad en la región de Darfur y de represión en las protestas de 2019 que se han reconvertido en un cuerpo militar regular.

Este sábado hay convocadas unas grandes protestas en las calles de Jartum, que se extienden a decenas de países del mundo, para manifestarse contra el golpe de Estado militar capitaneado por el líder militar sudanés, general Abdelfatah al Burhan, que disolvió los órganos creados para la transición democrática y declaró el estado de emergencia.

Diferentes organizaciones y países han llamado para que se mantenga la paz durante las protestas de hoy y que las fuerzas de seguridad eviten el uso excesivo de la fuerza.

Sudán ha vivido jornadas sangrientas en las protestas de los últimos años contra el régimen del dictador Omar al Bashir, como la del 3 de junio de 2019, cuando las fuerzas de seguridad, especialmente las Fuerzas de Apoyo Rápido, dispersaron brutalmente con fuego real y gas lacrimógeno una multitudinaria sentada en Jartum, matando a más de cien personas e hiriendo al menos a setecientas, según Amnistía Internacional.