Settat, un trozo de Andalucía en el corazón de Marruecos

La historia, la cultura común a través de los siglos es tan clara a ambas orillas del Mediterráneo que hay que estar muy ciegos para no verla y sentirla.

RPRESS Pedro I. Altamirano, 23 julio 2022.- Viajar por el Marruecos profundo, por el Marruecos más rural y auténtico, es un ejercicio de auto reflexión para cualquier andaluz que se sienta como tal. Despierta nuestros sentimientos más puros que nos unen con nuestro pasado, origen de nuestra forma de ver y entender la vida. Olores, colores, sonidos, sabores, modo de contar el tiempo, y el afrontar el presente, son solo unas de las sensaciones pegadas a la piel que nos inunda.

He viajado mucho por la extensión natural de Andalucía. Ello es importante para entender cuando afirmo que Marruecos es mi segunda Patria. Lo es porque los hombre levantan fronteras, siempre anti naturales, que separan lo que nunca debe ser separado. Gracias a Dios, los hombre solemos no respetar las fronteras y hacer nuestro lo que siempre lo es. Marruecos no es que sea pues mi segunda Patria, sino mi Patria que alguien, en algún maldito momento quiso separar, y no fue Hércules ni mucho menos.

Uno de esos lugares que no conocía, pero que desde el primer momento me acogió y me sentí como uno más ha sido una ciudad fundada por Mulay Ismail Ben Sharif, también conocido como Ismail de Marruecos; segundo Emir de Marruecos perteneciente a la dinastía Alauí, y que construyó una Kasha maravillosa que logra transportarte a los Reales Alcázares de Sevilla, en lo que se convertiría en un importante centro agrícola conocida como el granero de Marruecos. Me refiero a la ciudad de Settat.

Ciudad situada a 57 kilómetros de Casablanca por la moderna autopista que comunica con Marraquech, muy cerca del Aeropuerto y bien comunicada por los continuos trenes en la misma línea de Casablanca-Marraquech que pronto será de Alta Velocidad. Lo que hace de la ciudad de una aspirante a un gran y rápido crecimiento económico y social, que esperemos no sea nunca causa de ninguna pérdida de identidad cultural.

Ciudad que durante la época colonia francesa, sumó a su capacidad agrícola el desarrollo industrial, pero sobre todo en el ámbito universitario. Ello hace de Settat una de las ciudades que más y mejor se han desarrollado en los últimos años.

La Universidad Hassan I, que en su época más moderna está ligada a la historia universitaria de la región de Settat, que comenzó en 1994 con la creación de la Escuela Nacional de Comercio y Administración y la Facultad de Ciencias y Técnicas. A partir de ese momento, creció de forma exponencial que requirió, más que nunca, una emancipación de la Universidad Chouaib Doukkali de El Jadida que había servido de soporte para todas estas creaciones. Fue entonces cuando se estableció la Universidad Hassan I de forma oficial en 1997.

| Universidad Hassan I de Settat

Universidad que, como todas, se convierte en el verdadero motor del corazón joven de la ciudad, entorno a la que gira toda la vida de los jóvenes con ganas de labrarse un futuro, verdadero oro humano que lucha por un futuro mejor, para ellos, para sus familias, para Settat, Marruecos y la humanidad.

Lo que no logro entender aún es como no se ha podido desarrollar el turismo cultural y verde basado en su pasado, actividad universitaria, y explotar la cercanía con la urbe de Casablanca para el desarrollo del turismo rural, o lo que supone otra de las identidades incuestionables para la ciudad: su vinculación con el caballo.

El Caballo, otro elemento común entre Marruecos y Andalucía. No se entiende a un andaluz que no ame de forma profunda los caballos, esa misma pasión que procesan el Settat por un animal tan bello y unido a nuestra historia, de tal importancia para Settat, que es símbolo inequívoco de la ciudad.

El caballo, signo de identidad de Settat

Faltan muchas cosas por hacer, pero estoy seguro por completo de que se harán realidad más pronto que tarde en base al compromiso de todos y cada uno de sus habitantes. Mejorar la calidad de la hostelería con modernos hoteles y centros de convenciones. Centros culturales en ampliando su capacidad de centros culturales para albergar bibliotecas clásicas y virtuales, sala de exposiciones, actividades entorno al cine y medios audiovisuales. Todo ello sin olvidar su responsabilidad con el mundo rural, mantenimiento y desarrollo del medio ambiente y el cuidado del planeta. El futuro es de quien mejor cuide su entorno. Settat lo tiene todo para ser visitada y amada, pero sobre todo, lo tiene todo para ganar el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies