Los Hermanos Musulmanes de Egipto rechazan la ‘lucha por el poder’, dice el líder exiliado

El otrora formidable movimiento islamista ganó las primeras elecciones presidenciales libres de Egipto en 2012, pero fue derrocado por el ejército un año después después de protestas masivas contra su gobierno y ha soportado una feroz represión por parte de las autoridades desde entonces.

RPRESS LONDRES, 29 jul (Reuters) – La Hermandad Musulmana proscrita de Egipto no lanzará una nueva lucha por el poder con las autoridades que la derrocaron del gobierno hace nueve años, aunque el movimiento aún cuenta con un amplio apoyo, dijo su líder interino.

El otrora formidable movimiento islamista ganó las primeras elecciones presidenciales libres de Egipto en 2012, pero fue derrocado por el ejército un año después después de protestas masivas contra su gobierno y ha soportado una feroz represión por parte de las autoridades desde entonces.

Muchos de sus líderes y miles de sus simpatizantes están en la cárcel o han huido de Egipto, y el grupo ha sido excluido de un diálogo político que iniciará pronto el presidente Abdel Fattah al-Sisi, quien como jefe del ejército depuso a la Hermandad Musulmana en 2013.

El Cairo ha designado a la Hermandad como una organización terrorista, pero el líder interino Ibrahim Munir reiteró el rechazo de larga data del grupo a la violencia.

También pareció descartar disputar el poder a través de las urnas, algo que el grupo no puede hacer directamente mientras siga prohibido en Egipto, aunque en el pasado presentó candidatos independientes en elecciones parlamentarias.

«Rechazamos completamente (la violencia) y la consideramos fuera de la ideología de los Hermanos Musulmanes, no solo el uso de la violencia y las armas, sino la lucha por el poder en Egipto en cualquier forma», dijo Munir a Reuters en una entrevista.

«Rechazamos la lucha por el poder aunque sea entre partidos políticos a través de elecciones organizadas por el Estado. Eso lo rechazamos totalmente».

Munir, de 85 años, quien estuvo dos veces encarcelado en Egipto en las décadas de 1950 y 1960 y ha vivido en el exilio durante la mayor parte de los últimos 40 años, dijo que la Hermandad había sobrevivido antes a tiempos difíciles pero que ahora estaba experimentando el período más difícil desde que se fundó hace más de 90 años. hace años que.

Dijo que no estaba claro cuántos simpatizantes de la Hermandad estaban en la cárcel en Egipto, aunque citó algunas estimaciones que sitúan las cifras entre 5.000 y 6.000. Un funcionario de la Hermandad dijo más tarde que Munir quiso decir 50.000 o 60.000. A muchos presos, Muniradded, también les habían confiscado el dinero.

El centro de prensa estatal de Egipto no respondió a una solicitud de comentarios. Los funcionarios niegan tener prisioneros políticos y dicen que las medidas de seguridad tomadas contra la Hermandad fueron necesarias para estabilizar el país.

«Definitivamente, esta vez es más dura que las veces anteriores y las pruebas anteriores», dijo Munir.

El propio Munir asumió el cargo de líder interino hace dos años porque el guía general, o líder, de la Hermandad ha estado en la cárcel desde que el grupo perdió el poder en 2013 y su sucesor inicial fue detenido en 2020.

Munir reconoció que la Hermandad había experimentado una división interna sobre cómo responder a la crisis y que se elegiría un nuevo líder «cuando la situación se estabilice».

CAMBIOS REGIONALES

Para agravar los desafíos de la Hermandad, el cambio en la diplomacia de Medio Oriente ha visto a dos países que ofrecieron refugio a los partidarios de la Hermandad en la última década, Turquía y Qatar, reparar las relaciones con un eje de estados comprometidos con aplastar al grupo: Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. .

Turquía pidió el año pasado a los canales de televisión de la oposición egipcia que operan en su territorio que moderaran las críticas al gobierno de El Cairo mientras intenta reconstruir las relaciones con Egipto.

Munir dijo que la Hermandad aún no había estado bajo presión en Turquía. «Hasta ahora no lo vemos ni lo sentimos, pero el Estado turco tiene derecho a hacer cualquier cosa que garantice su paz y la seguridad de su pueblo», dijo.

Dentro de Egipto, el movimiento, que durante décadas desarrolló una red de organizaciones benéficas, todavía goza de la simpatía de muchos de los 102 millones de habitantes del país, dijo Munir.

Dijo que el diálogo político que se espera comience dentro de unas semanas entre el gobierno de Sisi y grupos de oposición seleccionados no es una iniciativa seria y no puede lograr resultados si excluye a la Hermandad Musulmana u otras figuras.

«El diálogo es realmente necesario, pero tiene que incluir a todos», dijo Munir.

El presidente del diálogo ha dicho que la Hermandad no pudo participar porque tenían «las manos manchadas de sangre».

Información de Dominic Evans Edición de Mark Heinrich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies