Zuma ingresa en un hospital fuera de prisión para «observación médica»

RPRESS Johannesburgo, 6 agosto 2021 (EFE).- El expresidente sudáfricano, Jacob Zuma, en prisión desde principios de julio por desacato tras haberse negado a declarar por corrupción, fue ingresado este viernes en un hospital externo para «observación médica», confirmaron las autoridades penitenciarias.

En un comunicado, el departamento de Servicios Penitenciarios de Sudáfrica, indicó que «tras una observación de rutina» Zuma «fue trasladado para su hospitalización» sin dar más detalles y recordó que, según la Constitución, toda persona detenida tiene derecho a unas condiciones de detención dignas entre las que se incluye el tratamiento médico.

«Como expresidente, las necesidades de atención médica de Zuma requieren la participación de los servicios sanitarios del ejército sudafricano», agregó el comunicado.

Zuma se encuentra en prisión desde el 7 de julio después de haberse entregado minutos antes de vencer el plazo impuesto por la Justicia para su detención, tras haber sido condenado a 15 meses de cárcel por desacato, por haberse negado a declarar por corrupción.

La decisión del expresidente sudafricano de entregarse llegó tras varios días de incertidumbre y vanos intentos de su equipo legal de retrasar la entrada en prisión del expresidente.

Zuma, de 79 años, había sido condenado en junio por el Tribunal Constitucional del país por negarse repetidamente a acatar las órdenes judiciales que le obligaban a testificar ante una comisión oficial que investiga la presunta corrupción ocurrida durante su presidencia (2009-2018).

El polémico exgobernante considera que esa investigación -conocida en Sudáfrica como la «Captura del Estado»- y el juez que la lidera buscan destruir su legado.

Zuma ignoró las citaciones incluso después de que el Tribunal Constitucional especificara que eran de obligado cumplimiento, lo que activó un proceso por «desacato», en el que también se negó a participar.

A raíz de ello, ha convertido en el primer expresidente sudafricano de la era democrática en ser encarcelado desde el fin del sistema segregacionista del «apartheid» (1994).

Dos días después de su entrada en prisión, Sudáfrica comenzó a vivir varias jornadas de disturbios y de saqueos masivos que, si bien empezaron en forma de protestas de apoyo al exmandatario, degeneraron después en violencia, espoleada por los graves problemas socioeconómicos del país.

Según el Gobierno sudafricano, la oleada de disturbios que dejó 354 muertos y daños económicos por valor de 50.000 millones de rands (unos 2.862 millones de euros), fue «instigada» y planeada, y se investiga si en ella estuvieron implicadas personas afines a Zuma.

En paralelo a este proceso, Zuma también está en juicio acusado de corrupción y otros cargos por supuestamente haber recibido sobornos en relación a un acuerdo armamentístico millonario firmado con una empresa francesa a finales de los años 90.

Ya en 2016 tuvo que devolver, por orden del Tribunal Constitucional, medio millón de euros de dinero público que se gastó de forma irregular en la reforma de su residencia privada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies