Veinticuatro detenidos por tráfico ilícito de migrantes de Argelia a España

RPRESS  Murcia, 10 enero 2022 (EFE).- La Policía Nacional apoyada por la Europol ha detenido a 22 personas en Alicante, una en Almería y otra en Jaén por tráfico ilícito de migrantes entre España y Argelia, en un entramado que aprovechaba el regreso al país africano para apoyar la huida de fugitivos de la Justicia y para el transporte de España a la ciudad de Orán de éxtasis, psicofármacos y de objetos robados.

Según un comunicado de la Policía, los detenidos habrían traficado con más de 250 víctimas en 54 episodios migratorios acontecidos en los últimos meses.

La investigación tiene su origen en otra operación policial en la que se llevó a cabo el desmantelamiento de una organización criminal afincada en España y con células asentadas en Murcia, Alicante y Almería, estando conformado el entramado por dos organizaciones criminales perfectamente estructuradas bajo una exhaustiva coordinación.

Los costes de los desplazamientos eran diversos dependiendo de los puntos de origen y destino: de Argelia a Almería llegaban a costar hasta 5.000 euros, pero de Almería a Alicante oscilaban entr 200 y 600 euros, y de esta ciudad a Francia entre 700 y mil euros.

Los detenidos estaban afincados en la provincia de Alicante, aunque su ámbito de actuación alcanzaba otras provincias, principalmente Almería, y otros países del Espacio Schengen, fundamentalmente Francia.

Ambas organizaciones seguían el mismo método: empleaban cuatro grupos de trabajo, cada uno con funciones y tareas perfectamente diversificadas, estructuradas y repartidas. En connivencia con organizaciones criminales asentadas en Argelia, utilizaban embarcaciones de diferentes tamaños para garantizar la entrada ilegal de inmigrantes en territorio nacional, especialmente accediendo a través del litoral almeriense.

De los cuatro grupos, existía uno de mando, cúspide de la pirámide, encargado de la organización, coordinación y reparto de tareas de los restantes miembros de la red.

Un segundo grupo, con funciones de transporte, se encargaba de recoger a los migrantes a su llegada en patera, los trasladaba a los pisos de seguridad en Alicante y de ahí a otras ciudades españolas o a Francia.

Un tercer grupo se dedicaba a controlar y ocultar a los migrantes durante su permanencia temporal en los cuatro pisos de seguridad ubicados en la ciudad de Alicante, facilitándoles los medios necesarios para su subsistencia en España, como manutención, drogas o teléfonos móviles.

Por último se detectó un cuarto grupo integrado por “cambistas” cuyo cometido era el de financiación, facilitando el dinero necesario a los inmigrantes para abonar los servicios solicitados por los traficantes.

Esta dinámica se realizaba a través del sistema subrepticio de transferencia de dinero “Hawala”, basado en la confianza entre partes y consistente en el intercambio de divisas sin que se produzca un movimiento físico de dinero.

Esta red empleaba lanzaderas para llevar a efecto los cruces fronterizos entre España y Francia, es decir hacían uso de un vehículo que circulaba delante del que llevaba a los migrantes para alertar de la presencia policial y garantizar el éxito del traslado.

Tomaban la ruta gala los migrantes que deseaban regresar intentando eludir controles fronterizos, así como los pilotos de embarcaciones pertenecientes a redes argelinas que se veían obligados a permanecer una temporada en España debido a incidencias acaecidas durante su travesía marítima.

Los objetos robados transportados de vuelta a Argelia eran dispositivos electrónicos como teléfonos o tabletas, joyas, oro, patinetes y relojes, y aprovechaban la llegada de embarcaciones con inmigrantes para cargarlas con droga y objetos de ilícita procedencia que introducían clandestinamente en Orán, donde tenían una célula de colaboradores encargada de su posterior venta.

A los detenidos se les acusa de los delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra la salud pública y receptación.

Los agentes realizaron nueve diligencias de entrada y registro en Alicante y cuatro inspecciones en diferentes establecimientos comerciales de esta ciudad.

En total se intervinieron más de 40.000 euros en efectivo -tanto en divisa nacional como en dinares argelinos-, cuatro vehículos, tres kilos y medio de éxtasis de la sustancia llamada “tusi” o coloquialmente “cocaína rosa”, 56 gramos de fenciclidina y 710 cajetillas de tabaco de contrabando.

También se localizaron numerosos efectos sustraídos, como 61 terminales móviles, tres bicicletas de competición, patinetes eléctricos, varios dispositivos electrónicos, diversos documentos de identidad de terceras personas, tarjetas bancarias y numerosa documentación vinculada con la investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies