Un informe de la ONU acusa a militares rusos de abusos en R. Centroafricana

En respuesta, Estados Unidos exigió hoy a Rusia que “detenga la violencia, haga que los responsables rindan cuentas y retire a los mercenarios” del país africano.

| “La ONU ha ofrecido pruebas, incluidos testimonios de testigos presenciales, detallando la violencia y abusos cometidos en la República Centroafricana por mercenarios que trabajan como un brazo del Ministerio ruso de Defensa”, denunció la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield (en la imagen). EFE/Jason Szenes/Archivo

RPRESS Naciones Unidas, 30 junio 2021 (EFE).- Fuerzas rusas desplegadas como instructores militares en la República Centroafricana han cometido graves abusos en el país, incluidos asesinatos de civiles y saqueos, según un informe elaborado por expertos de Naciones Unidas.

Según el documento, hecho público en las últimas horas, estas violaciones de las normas humanitarias se produjeron cuando efectivos rusos participaron junto a fuerzas del Gobierno centroafricano en una ofensiva lanzada a comienzos de este año contra grupos rebeldes.

Los expertos apuntan que se dieron casos de “uso excesivo de la fuerza, asesinatos indiscriminados, ocupación de escuelas y saqueo a gran escala, incluido de organizaciones humanitarias”.

Además, señalan que los instructores militares rusos y sus aliados gubernamentales han establecido presencia en yacimientos mineros del país, conocido por sus importantes reservas de diamantes.

En respuesta, Estados Unidos exigió hoy a Rusia que “detenga la violencia, haga que los responsables rindan cuentas y retire a los mercenarios” del país africano.

“La ONU ha ofrecido pruebas, incluidos testimonios de testigos presenciales, detallando la violencia y abusos cometidos en la República Centroafricana por mercenarios que trabajan como un brazo del Ministerio ruso de Defensa”, denunció en un comunicado la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield.

Mientras, su homólogo ruso, Vasili Nebenzia, aseguró al ser preguntado en una conferencia de prensa que el informe se basa en acusaciones infundadas y dijo que el comité de expertos ignoró los comentarios ofrecidos por Moscú antes de hacer público el documento.

En marzo, expertos de la ONU ya habían expresado su preocupación por los supuestos abusos de derechos humanos cometidos por mercenarios rusos en la República Centroafricana, donde apoyan al débil Ejército del país.

Entonces, señalaron en concreto a tres empresas de seguridad rusas: Sewa Security Services, Lobaye Invest SARLU y Wagner Group.

Rusia, mientras, ha negado que paramilitares de Wagner, por ejemplo, hayan sido desplegados en la República Centroafricana e insiste en que la presencia en el país se limita a instructores militares.

El Gobierno centroafricano se enfrenta a una coalición de grupos rebeldes que controla parte del territorio y que ha estado en retirada desde que se frustró su ataque del pasado 13 de enero contra la capital del país, Bangui.

Las fuerzas gubernamentales se han visto reforzadas por las tropas de la misión de la ONU en el país, así como por cientos de efectivos rusos y soldados ruandeses desplegados a finales de diciembre.