Situación en Argelia: Usar a Marruecos como chivo expiatorio es una vieja táctica para desviar la atención del «espectacular fracaso» del régimen argelino según la BBC

El autor del artículo establece un paralelismo con la República Popular Democrática de Corea, también conocida como Corea del Norte, que es un Estado totalitario, para describir la situación en Argelia.

| La situación en Argelia es insostenible, y como todo régimen totalitario, busca enemigos exteriores para tapar los graves problemas interiores.

RPRESS  Londres, 03 de agosto 2021 (MAP) – Utilizar a Marruecos como chivo expiatorio es una vieja táctica de Argelia para desviar la atención del «espectacular fracaso» del régimen argelino en la gestión de los problemas internos como los incendios forestales, la pandemia de la Covid-19 y el desempleo, subraya la BBC.

En un artículo publicado en su portal electrónico y titulado «El juego argelino de acusaciones traiciona una profunda crisis política», la BBC destaca que «aunque el nombre oficial del Estado argelino incluye las palabras ‘democrático’ y ‘popular’, no es ninguna de ellas».

El autor del artículo establece un paralelismo con la República Popular Democrática de Corea, también conocida como Corea del Norte, que es un Estado totalitario, para describir la situación en Argelia.

«Si se pregunta a cualquiera de las miles de individuos que han salido a la calle en Argelia desde 2019, estarán de acuerdo en que su régimen no es ni democrático ni popular», resalta la publicación londinense.

«Dirán que su país está dirigido por un escuadrón durante décadas, con militares que llevan las riendas bajo una cobertura civil, mientras se aprovechan de los ingresos de petróleo del país para llenarse los bolsillos», agrega la BBC.

Así, ante las crisis internas del país, el régimen argelino acusó a «su vecino y antiguo rival regional, Marruecos», de haber fomentado los disturbios en Argelia, anunciando a continuación la ruptura de las relaciones diplomáticas con Rabat, recuerda la misma fuente.

La BBC indica que las críticas señalaron rápidamente que «utilizar como chivos expiatorios a Marruecos y a los grupos nacionales de la oposición es una vieja táctica para desviar la atención del espectacular fracaso del régimen en la gestión de los problemas internos como los incendios forestales, la pandemia de Covid-19 y el desempleo».