Sahara: Amplio apoyo a la primera causa nacional marroquí en la ONU

RPRESS  Naciones Unidas. 10 diciembre 2021.- La resolución reitera una vez más el apoyo de la Asamblea General al proceso político llevado a cabo bajo los auspicios de las Naciones Unidas, sobre la base de las resoluciones del Consejo de Seguridad desde 2007, con el fin de alcanzar una «solución política justa, duradera y mutuamente aceptable» para este conflicto regional.

La adopción de esta resolución y los debates que tuvieron lugar en la 4ª comisión a lo largo del mes de octubre y a principios de noviembre han confirmado una vez más la obsolescencia y el declive de las posiciones sesgadas de Argelia respecto al Sáhara marroquí.

En efecto, los debates durante los trabajos de la 4ª Comisión de la Asamblea General de la ONU, dan testimonio de un apoyo «rotundo» y polifacético a la primera causa nacional de Marruecos y de la pertinencia de la iniciativa de autonomía, en el marco de la soberanía y la integridad territorial del Reino, como única solución sostenible, realista y de compromiso a este conflicto de otra época.

Los embajadores y representantes de los Estados miembros de las cinco regiones del mundo subrayaron, desde el podio de la 4ª Comisión, los esfuerzos «creíbles» de Marruecos y su compromiso con el proceso político de la ONU destinado a alcanzar una solución política realista, pragmática, duradera y de compromiso para este conflicto regional.

A lo largo de los debates, embajadores y representantes de las delegaciones y agrupaciones regionales tomaron la palabra para expresar su apoyo a la soberanía de Marruecos sobre sus provincias del sur y destacar la seriedad, credibilidad y preeminencia de la iniciativa de autonomía marroquí.

De hecho, en el ámbito de las Naciones Unidas, 163 países, que representan el 85% de los Estados miembros de la organización, no reconocen la entidad ficticia vinculada al Polisario, creada ilegalmente por Argelia.

En este contexto, cabe destacar que el debate general de la Cuarta Comisión confirmó, una vez más, la muerte y el entierro definitivo del referéndum, en favor de la solución política consensuada de este diferendo, encarnada por la iniciativa de autonomía marroquí.

Asimismo, varios interventores se congratularon de la apertura por numerosos países de consulados en las ciudades de Aaiún y Dakhla, sellando de una vez por todas su apoyo incondicional a la marroquidad del Sáhara.

Hicieron especial hincapié en el auge, el progreso y el desarrollo inclusivo que están experimentando las provincias del sur, gracias a las enormes inversiones realizadas en la región, como demuestra el nuevo modelo de desarrollo en el Sáhara lanzado por SM el Rey en 2015 con un presupuesto de ocho mil millones de dólares.

Así, los distintos embajadores y representantes del mundo árabe, África, el Caribe, América Latina y el Pacífico tomaron la palabra para insistir en la necesidad de aplicar las recomendaciones del Consejo de Seguridad contenidas, en particular, en sus últimas resoluciones, que llamar a avanzar en la búsqueda de una solución política, realista, pragmática, sostenible y basada en el compromiso.

Ante la Comisión, los interventores, que se congratularon del nombramiento del nuevo Enviado Personal del SG de la ONU para el Sáhara marroquí, Staffan de Mistura, destacaron también el hecho de que las cuatro partes concernidas se comprometieron a reunirse para una tercera mesa redonda, con el mismo formato y los mismos participantes, en el marco del proceso de la mesa redonda.

Las sesiones del debate general de la Comisión fueron también una oportunidad para recordar que las resoluciones del Consejo de Seguridad adoptadas desde 2007 han subrayado todas ellas la preeminencia de la iniciativa de autonomía marroquí en el Sáhara, destacando que este plan trasciende las posiciones tradicionales y cumple con las normas internacionales en materia de delegación de poder a las poblaciones locales.

En este contexto, todos los países del Golfo árabe, además de Jordania y Yemen, reiteraron su apoyo firme y constante a la iniciativa de autonomía marroquí como solución de compromiso a la cuestión del Sáhara, rechazando «cualquier perjuicio» contra los intereses supremos o la soberanía e integridad territorial del Reino de Marruecos.

Del mismo modo, un gran número de países africanos se congratuló de la dinámica virtuosa de las reformas en la región del Sáhara, afirmando que la iniciativa de autonomía marroquí es «la solución de compromiso esencial», sobre todo porque «tiene en cuenta las especificidades de la región, sigue la lógica del compromiso y responde a las normas internacionales más exigentes en materia de entrega de poderes a las poblaciones locales».

Además, varios países africanos expresaron su «profunda preocupación» por las violaciones de los derechos humanos en los campamentos de Tinduf, en el suroeste de Argelia.

Por su parte, la Unión Europea (UE) expresó su apoyo a una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable del conflicto del Sáhara, así como al proceso político llevado a cabo bajo la égida de las Naciones Unidas. La UE reiteró asimismo su llamamiento a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a censar la población de los campamentos de Tinduf, en territorio argelino, tal y como ha solicitado reiteradamente el Consejo de Seguridad.

La Unión Europea también destacó el proceso de la mesa redonda con la participación de Marruecos, Argelia, Mauritania y el «polisario».

Por su parte, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), agrupación regional de 33 Estados latinoamericanos, reafirmó también, ante la 4ª Comisión, su firme apoyo al proceso de negociación iniciado bajo los auspicios de Naciones Unidas para alcanzar una «solución política» al conflicto del Sáhara marroquí.

Para los Estados latinoamericanos y caribeños, los esfuerzos multilaterales para promover negociaciones «sustanciales» y «más intensas» entre las partes continuarán bajo la égida del SG de la ONU y su enviado personal para el Sáhara marroquí, Staffan de Mistura, con el objetivo de encontrar una solución definitiva a un conflicto que ha durado demasiado.

Varios países de la región latino-caribeña, como El Salvador, Guatemala, Dominica, Granada y Santa Lucía, reafirmaron su firme apoyo a la iniciativa de autonomía marroquí y a los logros de Marruecos en sus provincias del sur.

Desde la región Asia-Pacífico, Papúa Nueva Guinea reafirmó su apoyo «inquebrantable» a la marroquidad del Sáhara. Destacó la declaración final del III Foro Marruecos-Estados Insulares del Pacífico, en la que los jefes de las delegaciones reafirmaron su compromiso común con los principios de igualdad soberana, independencia e integridad territorial de los Estados, reconociendo al mismo tiempo que la región del Sáhara es parte integrante del Reino de Marruecos.

Con la misma fuerza de convicción, varios peticionarios de las provincias del sur del Reino, así como de varios países, tomaron la palabra durante este cónclave de la 4ª comisión para subrayar su apoyo a la posición marroquí y al plan de autonomía que sigue siendo la solución «más fiable» y «más creíble» para alcanzar un arreglo definitivo de este diferendo regional.

«La iniciativa de autonomía marroquí garantiza un futuro brillante para toda la región sahelo-sahariana», dijeron, señalando que «esta audaz iniciativa, que permite al pueblo saharaui gestionar democráticamente sus propios asuntos, ha sido objeto de consultas inclusivas a nivel local y nacional».

Los ponentes también insistieron en que la participación de todas las partes concernidas en el proceso de las mesas redondas sobre el Sáhara marroquí sigue siendo «esencial» para lograr una solución duradera a este conflicto artificial.

Los peticionarios de las provincias del sur, entre los que se encontraban concejales elegidos en las elecciones del 8 de septiembre, destacaron el apego de la población saharaui a su identidad marroquí y subrayaron la calma y la estabilidad que reinan en el Sáhara marroquí, el pleno respeto de los derechos humanos, así como la emancipación política y el desarrollo socioeconómico de la región, desmintiendo así las falsas acusaciones de Argelia y de su peón «polisario» sobre la situación en el Sáhara marroquí.

Un gran número de países apoyó también la acción pacífica llevada a cabo por Marruecos en Guergarat, el 13 de noviembre de 2020, que permitió restablecer definitivamente el tráfico en esta zona fronteriza entre Marruecos y Mauritania.

Al término de los debates de la Comisión sobre la cuestión del Sáhara marroquí, el embajador Omar Hilale, representante permanente de Marruecos ante las Naciones Unidas, declaró que la descolonización del Sáhara marroquí está sellada «irreversiblemente» desde 1975, tras el Acuerdo de Madrid.

A tal efecto, el Consejo pidió a de Mistura, nuevo Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara marroquí, que reanude la facilitación del proceso político de las mesas redondas, con sus 4 participantes, Marruecos, Argelia, Mauritania y Marruecos.

El mismo prosiguió diciendo que el órgano ejecutivo de la ONU ha reafirmado una vez más la preeminencia, la seriedad y la credibilidad de la iniciativa de autonomía marroquí, que es la única solución a este diferendo regional, en el marco de la soberanía y la integridad territorial de Marruecos.

Refiriéndose a la «responsabilidad primordial» de Argelia en la creación y el mantenimiento de este conflicto regional sobre el Sáhara marroquí, el diplomático marroquí sostuvo que está establecida a todos los niveles: político, diplomático, militar, jurídico y humanitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies