Riad mantiene la represión pese a poner en libertad a activistas, según HRW

La ONG indicó en un comunicado que, si bien las autoridades saudíes han puesto en libertad a algunos activistas, incluidas Al Hathloul y la periodista Nouf Abdelaziz, ellas y otros activistas siguen sujetos a restricciones que les impiden expresarse sin temor a represalias y no pueden salir del país.

| Arabia Saudí no puede rehabilitar su imagen internacional mientras acose, arreste y torture a sus críticos

RPRESS El Cairo, 23 mayo 2021.-  (EFE).- La represión y el hostigamiento de disidentes, activistas de derechos humanos y críticos independientes continúan en Arabia Saudí, a pesar de la puesta en libertad de algunas figuras destacadas a principios de 2021, como la feminista Loujain al Hathloul, denunció este domingo Human Rights Watch (HRW).

La ONG indicó en un comunicado que, si bien las autoridades saudíes han puesto en libertad a algunos activistas, incluidas Al Hathloul y la periodista Nouf Abdelaziz, ellas y otros activistas siguen sujetos a restricciones que les impiden expresarse sin temor a represalias y no pueden salir del país.

«La puesta en libertad de varios activistas por parte de Arabia Saudí no indica un debilitamiento de la represión cuando el tribunal de terrorismo del país está emitiendo sentencias de 20 años por críticas pacíficas», dijo Michael Page, subdirector para Oriente Medio de HRW.

«Puede que las autoridades saudíes hayan dejado en libertad a algunas personas para disminuir la presión internacional, pero su actitud hacia los disidentes sigue siendo la misma», agregó.

La nota cita el caso de tres activistas condenados a largas penas de prisión en marzo y abril pasados por expresar sus opiniones de forma pacífica, entre ellos Abdelrahman al Sadhan y Mohamed Al Rabiah, sentenciados a penas de 20 y 6 años respectivamente por un tribunal creado en 2008 para juzgar a supuestos terroristas.

Al Sadhan, de 37 años, condenado por sus opiniones en Twitter, así como Al Rabiah, «fueron torturados y obligados a firmar confesiones falsas», según HRW, que cita a fuentes próximas a ambos.

En marzo, un tribunal de apelaciones saudí sumó tres años a la pena de 14 años contra un tercer activista, Mohammad al Otaibi, «por viajar a Catar en 2017 para escapar de un juicio injusto» en Riad donde se le juzgaba por haber formado, junto con otros, una organización de derechos humanos en 2013.

HRW, que cita otros varios casos, acusa a las autoridades saudíes de seguir atacando y hostigando a los disidentes y a sus familias, «utilizando varios métodos, incluso imponiendo y renovando la prohibición de viajar y deteniendo a miembros de la familia».

«Arabia Saudí no puede rehabilitar su imagen internacional mientras acose, arreste y torture a sus críticos para que se sometan o los haga huir al extranjero», concluyó Page. EFE