Reivindicación al volante: el Dakar también es de ellas

Una piloto de aviones que inició sus andaduras por los cielos a los 17 años y que, desde entonces, está acostumbrada a ser pionera. Ahora lo hace sobre cuatro ruedas, pero siendo una novata en el rally más duro del mundo, su amplia experiencia a los mandos de los aviones le ayuda en una aventura totalmente diferente.

| La piloto Mercè Martí (3d), la copiloto andorrana Margot Llobera (2d), las mecánicas Jèssica Nebra (3i) y Iona Hernández (2i), la coordinadora Núria Gajà (i), y la team manager Anna Farré (d), al finalizar la etapa 6 del Rally Dakar 2022. En un país como Arabia Saudí, en el que las mujeres intentan defender aún, en 2022, sus derechos fundamentales, el equipo FNSpeed, el primero cien por cien femenino, decidió embarcarse en la aventura del Dakar, compitiendo en la categoría de vehículos ligeros. EFE/Biel Aliño

RPRESS  Riad (Arabia Saudí), 8 enero 2022 (EFE).- En un país como Arabia Saudí, en el que las mujeres intentan defender aún, en 2022, sus derechos fundamentales, hay seis que decidieron embarcarse en la aventura del Dakar para liderar el primer equipo cien por cien femenino en las 44 ediciones de la historia de la prueba, compitiendo en la categoría de vehículos ligeros.

La piloto Mercé Martí; la copiloto Margot Llobera; las mecánicas Jessica Nebra y Iona Hernández; la coordinadora Nuria Gaja y la jefa de equipo Anna Farré forman parte del histórico equipo FNSpeed. La Agencia EFE habló en Riad con las dos primeras para conocer sus impresiones tras la primera semana de competición.

“Lo que más me está sorprendiendo es que cada día tienes que ir corrigiendo y gestionando algún problema porque cada día sale alguna cosa. Cuando terminas una etapa tienes la satisfacción de haberla terminado, pero cuando no se te rompe una cosa te pasa otra… gestionar el día a día”, asegura Mercé.

Una piloto de aviones que inició sus andaduras por los cielos a los 17 años y que, desde entonces, está acostumbrada a ser pionera. Ahora lo hace sobre cuatro ruedas, pero siendo una novata en el rally más duro del mundo, su amplia experiencia a los mandos de los aviones le ayuda en una aventura totalmente diferente.

“Me está ayudando a la gestión del riesgo y la navegación. En aviación es todo muy cuadriculado, perfecto y no puede haber errores, y aquí es todo improvisación; se te rompe una cosa y haces de ‘MacGyver’”, comenta.

“Es una adaptación que mentalmente tenemos que ir superando; pero ha pasado de todo y estamos aguantando como unas jabatas”, añade.

Y tanto que aguantan. Con seis mujeres sin experiencia en un Dakar, ocupan la 23ª posición de la general en prototipos ligeros y sigue vivo su gran objetivo: terminar la carrera.

“El objetivo deportivo era terminarlo porque es un equipo formado por novatas en el Dakar, aunque sí que venimos del mundo de la competición. La experiencia en el Dakar es un grado y nosotros no la tenemos”, señala Mercé.

Pero su proyecto va más allá de lo deportivo. Es un mensaje de ‘sí se puede’ a todas esas mujeres que ven la aventura del Dakar por televisión y que sueñan por estar ahí. “El proyecto nace para dar visibilidad y que por duros y difíciles que sean, si hay una buena armonía pueden salir. Estamos demostrado que podemos estar aquí”, asegura.

Y también de las personas que no están dentro del coche en cada etapa, pero que hacen posible el sueño de las seis mujeres que conforman un histórico equipo.

“Me hace especial ilusión porque, más allá de piloto y copiloto, detrás hay dos mecánicas que son unas ‘cracks’ y que tengan visibilidad también. Me haría ilusión que vinieran más chicas mecánicas, ingenieras, coordinadoras…”, puntualizó a EFE Margot Llobera.

La sangre ‘dakariana’ corre por sus venas, con su tío Albert Llovera inculcándole los valores y el deseo de esta aventura desde que era pequeña.

En junio de 2019 estuvo en la sede de EFE en Madrid mientras perseguía su objetivo de conseguir patrocinadores para poder hacer el Dakar en moto. Las dificultades para alguien de, por aquel entonces, 23 años y la posterior pandemia del coronavirus aplazaron su sueño como piloto, pero el histórico rally permanecía en su mente.

“Este año hice tercera en la Copa del Mundo de Bajas, así que estoy muy contenta. Me surgió esta oportunidad y como dice mi tío -Albert Llovera-, aquí estamos. No sé si lo voy a correr en coche, camión… me da un poco igual; a mí lo que me gusta es estar aquí y vivir la aventura”, asegura.

Una experiencia, de la que aún tiene una semana por delante, que no olvidará jamás y, al recordar los primeros días de competición, esboza una sonrisa típica de una persona que ha cumplido su sueño y que puede hacer que muchas otras mujeres lo logren también.

“Aunque vayamos a un ritmo muy conservador, las últimas etapas han sido dignas del Dakar. Lo que más me está impactando son los adelantamientos de los camiones. Van como si fueran por asfalto. Es increíble, se te hace de noche”, asegura.

Óscar Maya Belchí