Libia libera a uno de los traficantes de migrantes más buscados del mundo

Abdel Rahman Milad, alias Bija, esta en la lista de sancionados de la ONU por su participación en el tránsito de simpapeles y en el hundimiento de pateras

| Rescate de un barco de migrantes cerca de las costa libiaSELENE MAGNOLIA SEA-WATCH

RPRESS 14 de abril 2021.- Organizaciones de defensa de los derechos humanos libias e internacionales han pedido la dimisión del titular de la Fiscalía del Estado libio después de que esta ordenara la puesta en libertad de Abdel Rahman Milad, alias Bija, uno de los traficantes de personas más buscados del mundo. Bija está en la lista de sancionados por el Consejo de Seguridad de la ONU por su presunta participación en el tránsito irregular de migrantes en el Mediterráneo Central, la ruta más mortífera del mundo, y estar involucrado en el hundimiento de barcos de migrantes.

Bija salió en libertad este domingo tras cuatro meses en prisión, confirmaron a Efe fuentes de Seguridad en la capital libia. Según el diario británico The Guardian, la excarcelación se produjo después de que el fiscal general militar de Trípoli retirara los cargos en su contra «por falta de pruebas»

Desde Trípoli viajó a la ciudad costera de Zawiya, uno de los trampolines del tráfico de personas en el norte de África cuya unidad de guardacostas comanda.

«La decisión de la fiscalía libia supone un ataque para todos aquellos que luchan contra el tráfico de personas. Los delitos de Bija son claros y mundialmente conocidos», explicó a Efe un asesor de la Organización Internacional de las Migraciones (IOM) en la región.

El nuevo Gobierno Nacional libio de Unidad (GNU), elegido el pasado marzo a través del Foro de Diálogo Político para Libia -un organismo no electo creado por la ONU ad hoc y que debe regir el país hasta las elecciones de diciembre- no se ha pronunciado aún sobre la polémica.

Vínculos con Italia

Bija fue detenido en diciembre, poco después de que se decretara la tregua entre el Gobierno del este y el Gobierno sostenido por la ONU en Trípoli (GNA), que no solo había promovido al presunto traficante a la categoría de comandante de la Guardia Costera, sino que también había incluido a sus hombres entre las fuerzas que luchaban contra las milicias del este, bajo el mando del mariscal Jalifa Haftar.

Tras su arresto, responsables de Seguridad aseguraron que Bija estaba siendo investigado por tráfico de personas y combustible, y por sus supuestos lazos con mafias dedicadas a la migración ilegal y a la venta de gasolina robada en Libia en Malta e Italia, país este último al que las organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan de habele protegido y  negociado con él. En el 2019, una investigación del diario italiano Avvenire documentó la presencia de Bija en una serie de reuniones oficiales en Sicilia y Roma en mayo del 2017, lo que provocó críticas al entonces ministro del Interior, Marco Minniti.

Según el informe, Bija «está firmemente vinculado con la violencia en contra de los migrantes y contra otros traficantes» y «tanto él como otros miembros de la Guardia Costera están directamente implicados en el hundimiento de botes [con migrantes] con armas de fuego», una acusación que negó al asegurar que en realidad se trataba de personas que usaban el mismo uniforme que la guardia.
En la actualidad atraviesa un periodo de tregua -negociada por Turquía y Rusia, los dos países más influyentes en el país- que ha permitido unificar los dos Gobiernos y poner un punto y aparte a la guerra civil que ha ensangrentado Libia en los últimos siete años.