La UNSMIL defiende su papel como mediador ante las acusaciones de manipulación

RPRESS Trípoli, 14 agosto 2021 (EFE).- La misión especial de la ONU en Libia (UNSMIL) defendió hoy su papel como mediador en las negociaciones que buscan conducir el proceso democrático tras una década de conflicto y desmintió las acusaciones de manipular la hoja de ruta establecida por el Foro de Diálogo Político Libio (FDPL), que reúne a 75 responsables de todo el territorio.

En un comunicado de prensa, el organismo reprochó a algunos de los miembros defender sus propios intereses personales o partidistas, lo que ahonda las divisiones en la sociedad libia, en lugar de trabajar por cumplir el objetivo principal: la celebración de las elecciones legislativas y presidenciales previstas el 24 de diciembre.

«Son los miembros del FDPL los que proponen a menudo ideas y soluciones que se alejan de la hoja de ruta y por lo que algunos cuestionan sus premisas básicas con el argumento de que no corresponden con la realidad actual», declaró la UNSMIL, que insistió que este órgano tiene la última palabra.

Las tres comisiones encargadas hasta el momento de elaborar un texto constitucional que regirá los próximos comicios- la Cámara de Representantes, el Alto Consejo del Estado y los diferentes comités del FDPL- no han ofrecido resultados «concluyentes» y la Misión teme que el proceso de transición descarrile.

En este sentido, el presidente del Consejo de Diputados (Parlamento del este), Aguila Saleh, anunció hoy que celebrará una nueva sesión parlamentaria el próximo lunes con el fin de debatir dicho texto así como los presupuestos generales de 2021.

Tras varios intentos de voto y meses de negociaciones, la asamblea advirtió semanas antes al Ejecutivo que, de no incluir las enmiendas sugeridas por el hemiciclo, podría aprobar su propia versión.

Los puntos más polémicos corresponden a la unificación de las instituciones nacionales y la supresión del artículo de «gastos imprevistos». Al mismo tiempo, los diputados también deliberan en torno a la modalidad de voto -mayoría relativa o absoluta- o si se debe votar el presupuesto de manera integral o por apartados.

En una conversación telefónica realizada este viernes entre el vicepresidente del Consejo Presidencial, Musa al Koni, y el subsecretario adjunto estadounidense encargado de Oriente Medio, Joey Hood, Estados Unidos reiteró su apoyo para garantizar que los comicios se celebren en la fecha establecida y que permitan la participación de una mayoría de libios.

Por su parte, Al Koni confió en que su país recupere su «lugar natural» en la comunidad internacional, lo que contribuirá a la lucha contra el terrorismo y reforzar la seguridad en la región, informó el gabinete de comunicación del Consejo Presidencial.

Libia es un Estado fallido, donde la vida transcurre en medio del caos y de una guerra civil, aunque ésta ha remitido algo en los últimos meses gracias a una tregua acordada en octubre de 2020.

Desde el mes de marzo, el poder está en manos del Gobierno interino de Unidad Nacional (GNU), elegido por el Foro para el Diálogo Político para Libia (FDPL), un organismo no electo creado por la ONU al margen de los gobiernos hasta entonces enfrentados y que debe unificar las instituciones nacionales, mantener el alto el fuego y conducirlo hasta las elecciones.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies