La “prensa española manipuladora” continúa faltando el respeto al Reino de Marruecos

Marruecos puede presumir, y son pocos los países del mundo que pueden hacerlo, del artículo 28 de la Constitución marroquí en la que se señala que “se garantiza la libertad de prensa, que no puede limitarse por ninguna forma de censura previa”.

| Si por algo es conocida cierta prensa española vendida a los intereses ideológicos de quienes pagan, es por adulterar la verdad.

RPRESS Pedro I. Altamirano. Málaga, 7 de julio 2021.- En el actual Marruecos hay más de mil medios de comunicación independientes que publican, día a día, con total y absoluta libertad, tal y como se garantiza en el detallado artículo 28 de la Constitución marroquí. Del mismo existen varios observadores independientes de libertad de prensa, y la Agencia Marroquí de Noticias, MAP, dirigido por el Sr. Khalil Hachimi, ejemplo de trabajo serio y riguroso a la hora de difundir noticias del modo más independiente posible.

Es curioso por tanto, o no, quizás sea coherente, que la prensa española, esa que los propios españoles gritan en las calles “prensa española manipuladora” se atreva a faltar el respeto a un gobierno como el de Marruecos que garantiza la libertad de prensa a todos los niveles. Lo que no se permite es la adulteración de la información, mucho más cuando llegan periodistas de un país, como España que permite de forma descarada el manejo interesado de la información, la falta de respeto a las instituciones y a la Jefatura del Estado.

Lo que ocurre en Marruecos con la “prensa manipuladora española” es que ya es conocida. El marroquí sigue la información española (ojalá los españoles siguieran del mismo modo la información marroquí), por tanto observa como en cualquier problema social, la prensa miente, manipula, altera, maneja la información en beneficio de quienes les paga, de forma muy lejana a lo que significa la libertad de prensa.

La libertad de prensa no es una licencia para mentir, sino una licencia para decir la verdad. Confusión esta que debe ser revisada con urgencia en las facultades de periodismo de España. La libertad de prensa es una herramienta democrática, para construir democracia, no para destruirla. Es España la mayoría de la prensa de hoy, destruye más democracia que la que crea sin que nadie se atreva a poner límites a la prostitución interesada de la información.

En España estamos muy cansados de esta prensa que, además de vender sus líneas editoriales al servicio de determinadas ideologías filofascistas, no aguanta cuando se le pone freno o se le enfrenta cara a cara.

No lo digo por decir. He sufrido, sufro en mis propias carnes el ataque de la prensa que lo manipula todo en vez de profundizar en la verdad, por mis pensamientos, por mis posturas políticas, ridiculizando, maltratando y desprestigiando mi imagen personal. Es más fácil inventar que trabajar en busca de la verdad.  El pueblo de Catalunya o Euskadi son también expertos en aguantar este constante ataque por parte de esta “prensa española manipuladora” de forma continua. En España estamos muy cansados de esta prensa que, además de vender sus líneas editoriales al servicio de determinadas ideologías filofascistas, no aguanta cuando se le pone freno o se le enfrenta cara a cara.

Ahora esta “prensa española manipuladora” la toma con el Reino de Marruecos porque impide e invita a salir del país, a conocidos periodistas españoles, expertos en la adulteración interesada de la información, realicen su labor de desinformación, más en plena crisis hispano-marroquí causada por otra falta de respeto intolerable como ha sido en el caso Brahim Ghali. Como es su costumbre, los periodistas españoles, pillados infraganti, atacan la libertad de prensa marroquí, y por tanto a todos los profesionales marroquíes, lo que supone una nueva falta de respeto a la soberanía de Marruecos.

Pero que piensan ciertos periodistas españoles licenciados en la desinformación interesada ¿Qué los marroquíes son tontos, idiotas, que no saben defenderse? Esta prensa es conocida por los poderes públicos de Marruecos, y por ello se les enfrenta cara a cara, desenmascara e invita a salir de país. En Marruecos, cualquier periodista del mundo puede realizar su labor sin ningún problema, con absoluta libertad y con toda la ayuda que necesite, tal como pueden afirmar muchos periodistas serios y rigurosos que realizan día a día su labor en el Reino de Marruecos. En Marruecos la libertad de respeta con total garantía, lo que no se permite en la prensa que manipula, miente, insulta a la soberanía o sus representantes.

Quiere realizar su labor de prensa en Marruecos, no tendrá nunca ningún problema, quiera investigar lo que quiera, pero desde el máximo “RESPETO”. Marruecos no es una colonia a la que faltar el “RESPETO” de forma continua. Marruecos es un país en pleno desarrollo social, político, económico y democrático, con mil cosas que solucionar aún, faltaría más ¿cuántas cosas nos faltan en España para ser un país democrático? “RESPETO”. “RESPETE” a Marruecos, y Marruecos le “RESPETARÁ”, lo que no soportará, no tolerará, es que esa prensa que en España le gritamos en las calles “prensa española manipuladora” llegue a Marruecos, y disculpen la incorrección “a tocar los cojones”.

Epílogo: Ahora atentos a las pantallas de los mejores cines, porque el ataque que sufriré por expresar mi libre opinión en la España de “la libertad de prensa” será de Oscar de Hollywood.

@altamiranoMLG