La ONU deja al descubierto al Polisario en la resolución 2026 de 2021

RPRESS  Pedro I. Altamirano. Málaga, 7 noviembre 2021.- El pasado 29 de octubre de 2021, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, rindió merecido homenaje al anterior Enviado Personal del Secretario General para el Sahara Hors Köhler, mostrando también su beneplácito al nombramiento del nuevo envido personal Staffan de Mistura.

Hasta aquí todo parece norma. Un cambio de Enviado Personal más de los que se producen en el seno de las Naciones Unidas, que aunque ha costado, se pudo realizar. Esto que parece baladí no lo es, tiene mucha más importancia de lo que parece debido al importante giro de Naciones Unidas con respecto al Sahara, en el que se acerca, cada vez más a las tesis autonomistas del Reino de Marruecos.

En la misma “se observa con profunda preocupación la ruptura del alto el fuego”. Recordar, que el Frente Polisario cortó de forma ilegítima el tráfico internacional en la frontera de Guerguerat, lo que obligo a intervenir a las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos para restaurar el libre tráfico internacional por el paso que separa Marruecos de Mauritania.

Lo más importante y demoledor de la resolución, es cuando destaca la “importancia de mejorar la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de Tinduf, y alentando a las partes a que colaboren con la comunidad internacional para formular y aplicar medidas independientes y fidedignas que aseguren el pleno respeto de los derechos humanos, teniendo presentes las obligaciones que les incumben en virtud del derecho internacional” y “Alentando a las partes a que prosigan y prioricen sus respectivos esfuerzos por mejorar la promoción y protección de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados de Tinduf, incluidas las libertades de expresión y de asociación”

En este aspecto deja a las claras una indiscutible diferencia cuando analiza la situación en el Sahara occidental cuando acoge “con beneplácito, a ese respecto, las medidas e iniciativas adoptadas por Marruecos y el papel desempeñado por las comisiones del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Dakhla y El Aaiún, y la interacción de Marruecos con los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.” Mientras que “Observando con profunda preocupación, las penurias que siguen padeciendo los refugiados saharauis y su dependencia de la asistencia humanitaria externa, así como los efectos de la pandemia de COVID-19, y observando con profunda preocupación además la insuficiencia de los fondos destinados a quienes viven en los campamentos de refugiados de Tinduf y los riesgos que conlleva la reducción de la asistencia alimentaria.”

En estos dos párrafos de deja claro el esfuerzo democratizador y de libertades, al margen del desarrollo en el Sahara Occidental, con las condiciones inhumanas que sufren en los campos de Tinduf, pero la resolución no queda ahí. En otro párrafo importante, reitera “Su solicitud de que se considere la posibilidad de proceder a la inscripción de los refugiados en los campamentos de Tinduf y poniendo de relieve la necesidad de que se haga un esfuerzo en este sentido.” Párrafo este en el que se vuelve insistir al Polisario, realice en censo en los campos, a los que siempre se han negado, ya que quedaría al descubierto el verdadero origen no autóctono de la inmensa mayoría de los habitantes en los campamentos.

Por todo ello “Pone de relieve la necesidad de alcanzar una solución política a la cuestión del Sáhara Occidental que sea realista, viable, duradera y aceptable para todas las partes y esté basada en la avenencia, así como la importancia de adaptar el enfoque estratégico de la MINURSO y orientar los recursos de las Naciones Unidas con ese fin.”

Los resultados para el bienestar y el desarrollo de las tribus autóctonas, el respeto a la libre determinación a través de juramento de las tribus a la monarquía Alauita, por el grado de democracia y libertades que se logran en las provincias del sur, tal como resalta la resolución en el que se reconoce la inmensa labor del Consejo Nacional de Derechos Humanos que preside la Señora Amina Bouayach, componen las piezas necesarias para afirmar que, la suma de realidades indiscutibles, la viabilidad del proyecto autonómico ya en marcha con excelentes éxitos democrático, tal como se recogen en los altos grados de participación en las últimas elecciones marroquíes.

Lo duradero y estabilidad de la prosperidad, confirman que, la mejor solución, tal como ya apoyan los más importantes países del Mundo, y que cada vez consiguen más apoyo internacional es la autonomía bajo la reunificación histórica del Reino de Marruecos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies