La OMS apela al «autocontrol» durante la festividad del fin del Ramadán

En este sentido, el director regional de la OMS pidió que durante la festividad, que habitualmente se celebra con grandes banquetes familiares, se evite todo tipo de contacto físico, así como fiestas y reuniones fuera del círculo familiar más próximo, e incluso que se realicen los ritos religiosos en solitario.

| Hagamos que el próximo período sea de alegría y no de luto

RPRESS El Cairo, 12 may (EFE).- El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Mediterráneo Oriental, Ahmed Al Mandhari, apeló este miércoles al «autocontrol» de los ciudadanos de los países musulmanes que a partir de mañana celebran la fiesta del Aid al Fitr, que pone fin al mes sagrado de Ramadán.

«Asegurémonos de que este Aid al Fitr nadie se infecte o muera como resultado de su propio comportamiento o por el de los demás. Hagamos que el próximo período sea de alegría y no de luto», declaró en un comunicado Al Mandhari, cuya zona incluye 22 países, desde Marruecos hasta Pakistán y Afganistán.

En este sentido, el director regional de la OMS pidió que durante la festividad, que habitualmente se celebra con grandes banquetes familiares, se evite todo tipo de contacto físico, así como fiestas y reuniones fuera del círculo familiar más próximo, e incluso que se realicen los ritos religiosos en solitario.

«Estos pequeños actos de autocontrol son fáciles de realizar y pueden tener enormes consecuencias para contener la propagación de la covid-19 en la región y servir al bien común», apuntó Al Mandhari en la nota.

Asimismo, recordó que «en pocas semanas» la región alcanzará la cifra de 10 millones de contagios desde el inicio de la pandemia: «Esto apunta a una sola razón, que no estamos haciendo todo lo posible para contener y controlar este virus».

Al Mandhari criticó que «demasiadas personas» en esta región de mayoría musulmana «no se adhieren a las medidas necesarias para ayudar a salvar vidas, dando al virus la oportunidad de propagarse más».

Por segundo año, el mes de Ramadán ha estado marcado por la pandemia del coronavirus, en un momento en el que las infecciones están aumentando en la región, mientras que los países han adoptado medidas para limitar las celebraciones. EFE