La estrategia de EE. UU. para África enfatiza las amenazas de China y Rusia

Amplía un discurso de noviembre del secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, que primero expuso el enfoque de la administración Biden para África. Su lanzamiento se produce cuando Blinken está en Sudáfrica y visita dos países africanos más esta semana.

RPRESS  JOHANNESBURGO, 8 ago (Reuters) – Estados Unidos publicó el lunes un nuevo documento de estrategia para el África subsahariana, destacando la importancia de la región, las amenazas que plantean China y Rusia, y prometiendo ampliar la cooperación en materia de defensa con países africanos de ideas afines.

“Estados Unidos tiene un interés permanente en garantizar que la región permanezca abierta y accesible para todos, y que los gobiernos y el público puedan tomar sus propias decisiones políticas, de conformidad con las obligaciones internacionales”, dice el documento de la Casa Blanca.

Amplía un discurso de noviembre del secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, que primero expuso el enfoque de la administración Biden para África. Su lanzamiento se produce cuando Blinken está en Sudáfrica y visita dos países africanos más esta semana.

En noviembre, Blinken dijo que Washington tendría que hacer las cosas de manera diferente para ayudar a África con sus necesidades de infraestructura y que era hora de dejar de tratar al continente como un tema de geopolítica y más bien como un actor principal por sí solo. Lee mas

Blinken también hizo un llamado a los líderes africanos para que se protejan contra el aumento del extremismo, el autoritarismo y la corrupción.

El nuevo documento dijo que, de acuerdo con la Estrategia de Defensa Nacional de EE. UU. para 2022, el Pentágono se comprometería con socios africanos «para exponer y resaltar los riesgos de las actividades negativas de la República Popular China y Rusia en África», refiriéndose a China por las iniciales de su nombre oficial.

«Aprovecharemos las instituciones de defensa civil y ampliaremos la cooperación en materia de defensa con socios estratégicos que compartan nuestros valores y nuestra voluntad de fomentar la paz y la estabilidad mundiales», dijo.

Washington también «revisaría y reinvertiría» en formas de relacionarse con los ejércitos africanos, especialmente en programas que ayuden a desarrollar la capacidad institucional, combatir la corrupción y promover reformas.

«Ejércitos efectivos, legítimos y responsables y otras fuerzas de seguridad son esenciales para apoyar sociedades abiertas, democráticas y resilientes y para contrarrestar las amenazas desestabilizadoras, incluso en África», dijo el periódico.

Washington trabajará para desarrollar las capacidades africanas en la lucha contra el cambio climático y con los gobiernos y organismos regionales, incluida la Unión Africana, para apoyar los «aceleradores» del desarrollo sostenible, dijo.

Estos incluyeron la digitalización de servicios y registros financieros, inversiones en sistemas de salud y mejoras en las cadenas de suministro para productos críticos.

En el frente tecnológico, el periódico dijo que Washington trabajaría para garantizar un acceso asequible a Internet, mientras que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional buscaría facilitar el acceso a cursos en línea.

El documento dice que los aliados y socios de Estados Unidos en Europa, Medio Oriente y el Indo-Pacífico consideran a África parte integral de su seguridad nacional y están comprometidos a trabajar con Washington.

China, por el contrario, vio a la región «como un escenario importante para desafiar el orden internacional basado en reglas, promover sus propios estrechos intereses comerciales y geopolíticos, socavar la transparencia y la apertura, y debilitar las relaciones de Estados Unidos con los pueblos y gobiernos africanos», dijo el periódico. .

Rusia vio a África como «un entorno permisivo para empresas paraestatales y militares privadas, que a menudo fomentan la inestabilidad para obtener beneficios estratégicos y financieros», dijo.

África necesita miles de millones de dólares al año para carreteras, ferrocarriles, represas y energía y en la última década ha recibido enormes sumas de China, que generalmente no vincula el dinero a condiciones políticas o relacionadas con los derechos.

Washington ha caracterizado los préstamos chinos como depredadores y conducentes a posibles trampas de deuda, y se ha centrado en facilitar la inversión privada, pero los funcionarios reconocen que necesita acelerar más la asistencia.

Algunos han criticado a la administración Biden por no prestar atención a África: una queja común sobre la política exterior de Estados Unidos, pero que ha sonado más fuerte desde que China profundizó sus raíces políticas y económicas en el continente.

Sin embargo, Biden ha adoptado un tono diferente al del expresidente Donald Trump, quien menospreció a algunas naciones africanas y prohibió viajar a seis de ellas.

Información de David Brunnstrom; información adicional de Doina Chiacu y Jeff Mason; editado por Diane Craft

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies