La chapuza del periodismo trilero

Para conocer la ética de la prensa, solo hay que esperar una crisis. La tenemos, muy seria en el ámbito diplomático con Marruecos, por mucho que lo haya intentado ocultar el mismo Gobierno español por el caso de Brahim Ghali, presunto genocida y presidente del Frente Polisario.

RPRESS Málaga, 31 de mayo 2021.- Dice D. Joan Manuel Serrat que “nuca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. Este principio filosófico catalán, clarifica y justifica el fin de este artículo en el que la ética del periodismo está en juego. La verdad y la realidad es una, la que es, hablamos de la crisis hispano marroquí. Cómo en toda crisis resulta difícil mantener la imparcialidad, ya que cada persona tiene su propia opinión empírica. Esto es respetable, ya que de ello nace la opinión periodística que crea opinión pública. Un poder personal determinante que puedo escribirlo desde ética profesional para informar, o bien puedo mancillar la ética y mentir o manipular con el objetivo de engañar.

Esta es la línea entre la ética o el birlibirloque. Por desgracia, el diario El Español dirigido por D. Pedro J. Ramírez, publica un artículo que incumple toda la ética del periodismo, firmado por Sonia Moreno desde Tánger. Digo romper la ética, porque desde la línea uno es mentira. Sonia Moreno dice redactar el artículo desde Tánger como corresponsal, cuando ni reside en Tánger, ni es corresponsal en Marruecos. Mal comenzamos.

| Latifa El Hassani , junto a Carme Forcadell y Carles Puigdemont

Después, no trabaja, sino que tira de hemeroteca para no molestarse en escribir, fusilando una idea ya publicada en 11 de abril de 2016 de Ignacio Cembrero para en El Mundo que dirige Francisco Rosell, bajo el título “¿Apuesta Marruecos por la independencia de Catalunya?”  del que no se molesta ni en cambiar de foto de archivo, y claro, de la chapuza sale otra chapuza.

En la foto, sin duda de una diada de Catalunya, aparecen tres personas con banderas de Marruecos, una de ella, la chica que aparece en el centro es la catalanista de origen marroquí Latifa El Hassani muy vinculada al procés, que Sonia Moreno utiliza de forma torticera para arrojar más gasolina al incidente diplomático con Marruecos, bajo el título “Marruecos moviliza a su comunidad en Catalunya a favor del separatismo en respuesta al caso Ghali”.

Es fácil pues comprender porqué comienzo el artículo con la frase D. Joan Manuel Serrat que “nuca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”, porque la verdad es una, el incidente con Marruecos, otra cosa bien distinta es la manipulación. Cuando la verdad se manipula, deja de ser verdad para convertirse en herramienta del sectarismo bastardo, ya intenta insultar la inteligencia del lector.

Pedro I. Altamirano  & 4U