La carretera entre el Sáhara y Mauritania, totalmente remozada por Marruecos.

La finalización de estos trabajos constituye un revés para el Frente Polisario, primero porque le corta el acceso al mar desde lo que llama "territorios liberados", y segundo porque facilita así los flujos comerciales procedentes de Marruecos y da a la zona una normalidad.

| La finalización de estos trabajos constituye un revés para el Frente Polisario, primero porque le corta el acceso al mar desde lo que llama "territorios liberados", y segundo porque facilita así los flujos comerciales procedentes de Marruecos y da a la zona una apariencia de normalidad que el movimiento saharaui siempre ha contestado.

RPRESS Nuakchot, 17 mayo (EFE) – La polémica carretera de Guerguerat, en el extremo sur del Sáhara Occidental, ha sido totalmente remozada por Marruecos, a falta únicamente de una capa final de asfalto, dijeron a Efe fuentes policiales mauritanas en Nuadibú, que citaron a usuarios de la misma carretera.

De los aproximadamente cuatro kilómetros que separan el puesto aduanero marroquí de la frontera norte de Mauritania, algo menos de la mitad está asfaltado desde 2017, mientras que el resto acaba de ser liberado de obstáculos y aplanado con apisonadoras marroquíes en los pasados días.

La pista así remozada permite a los vehículos circular sin problemas a 120 kilómetros/hora, dijeron las fuentes, cuando hasta el año pasado esos dos kilómetros largos eran una sucesión de baches y agujeros que ralentizaban la conducción a velocidades de menos de 20 km/hora.

La finalización de estos trabajos constituye un revés para el Frente Polisario, primero porque le corta el acceso al mar desde lo que llama «territorios liberados», y segundo porque facilita así los flujos comerciales procedentes de Marruecos y da a la zona una  normalidad que el movimiento.

Ya en 2017, con ocasión del asfaltado del primer tramo de carretera, el Polisario desplegó a sus soldados, que instalaron en la carretera controles vehiculares, a lo que la ONU respondió exigiendo su retirada, como así sucedió, quedando entonces la carretera sin completar.

Más grave fue lo sucedido el pasado año, cuando decenas de militantes del Polisario bloquearon la carretera durante semanas hasta que fueron desalojados por el ejército marroquí el 13 de noviembre, lo que hizo que el Polisario diera por roto el alto el fuego y abriera hostilidades nunca reconocidas por Marruecos.

La franja sur del Sáhara Occidental es considerada por el Polisario como parte de sus «territorios liberados», mientras que la ONU la llama «zona colchón» (obligatoriamente desmilitarizada) y Marruecos la considera sencillamente parte de su territorio. EFE