La acogida por Madrid del llamado Brahim Ghali repercutirá sin duda en la cooperación en materia de seguridad entre Marruecos y España.

| Relaciones España-Marruecos

RPRESS 27 abril 2021.- La acogida por parte de España del jefe del «polisario», el llamado Brahim Ghali, bajo una falsa identidad, repercutirá sin duda un impacto en la cooperación en materia de seguridad e inteligencia entre Rabat y Madrid, estima el sitio web de noticias «www.Rue20.com«.

La cooperación en materia de seguridad entre los dos países está ahora amenazada de bloqueo, subrayó el sitio electrónico en un artículo publicado el lunes, afirmando que este acto tendrá un impacto significativo en España, que concede una importancia crucial a los intereses de seguridad.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero había dirigido, en un comunicado, una pregunta directa a Madrid sobre la seriedad de la cooperación conjunta en todos los ámbitos, mientras Madrid oculta informaciones que conciernen la integridad territorial y la soberanía de Marruecos, señaló el portal.

Citando a un antiguo diplomático, el sitio de noticias considera que no se excluye que el jefe de los separatistas sea un «agente de los servicios de inteligencia españoles, y al mismo tiempo un funcionario de la inteligencia argelina, cuyo papel se resume en la ejecución de las órdenes», advirtiendo que tal posibilidad podría constituir un punto de inflexión en las relaciones marroquíes-españolas.

En este contexto, el ex diplomático se pregunta ¿cómo un país, que coopera estrechamente con Marruecos en materia de seguridad e inteligencia, puede acoger en su territorio a una persona con identidad falsa y que además está perseguida por la justicia española, sin avisar al vecino del sur?

La revelación por parte de Marruecos de la identidad del jefe del «polisario» desde suelo español obligó a Madrid a reconocer la presencia de este separatista con una identidad falsa y un pasaporte diplomático argelino, agregó “Rue20.com”.

El domingo, el Reino de Marruecos había deplorado la actitud de España que acoge en su territorio al jefe de las milicias separatistas «polisario», procesado por graves crímenes de guerra y graves violaciones de los derechos humanos.

Marruecos expresó su decepción por este acto “contrario al espíritu de asociación y buena vecindad y que concierne una cuestión fundamental para el pueblo marroquí y sus fuerzas vivas”, indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero en un comunicado.

El embajador español en Rabat fue convocado al ministerio para ser informado de esta posición y exigirle las explicaciones necesarias sobre la actitud del Gobierno de su país.