Fracasa en Madrid el intento del Polisario por tapar la denuncia de la ONU por la falta de derechos humanos, a falta de alimentos y medicamentos en Tinduf.

Un circo, sin duda montado con la intención de tapar lo que se afirma en la misma resolución 2026, en la que se señala “acogiendo con beneplácito a ese respecto las medidas e iniciativas adoptadas por Marruecos, y el papel desempeñado por las comisiones del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Dakhla y El Aaiún, y de la interacción de Marruecos con los procedimientos especiales del Consejo de derechos humanos de Naciones Unidas”

| Llegados de distintos lugares de España solo han concentrado a 1.200 personas

RPRESS  Pedro I. Altamirano. 13 noviembre 2021.- En una lastimosa concentración organizada por CEAS en Madrid, donde apenas han logrado reunir 1.200 personas llegadas de los colectivos de apoyo a la banda armada del Polisario de toda España, saharauis de origen argelino, han intentado tapar el varapalo recibido por la ilegal RASD en la última resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas S/RES/2026 de 29 de octubre de 2021.

La concentración, que bajo el lema “No a los acuerdos tripartitos de Madrid” y que pedían “Stop  a la vulneración de derechos humanos Sáhara Occidental” se les olvidó hacer referencia al párrafo de la última resolución de la ONU en la que se dice de forma literal “Observando con profunda preocupación las penurias que siguen padeciendo los refugiados saharauis y su dependencia de la asistencia humanitaria externa, así como los efectos de la pandemia de Covid-19, y observando con profunda preocupación además […] los riesgos que conlleva la reducción de la asistencia alimentaria”, sin que ningún responsable de las CEAS haya preguntado por el destino de los millones de euros destinados a la ayuda humanitaria que se destinan a Tinduf, y que sin embargo la ONU denuncia las pésimas condiciones de vida en los campamentos.

El acto no contó con ninguna representación oficial más allá de los “amiguetes conocidos de siempre” como algún dirigente del PCE, Izquierda Unida, CCOO, PNV y la pandilla de Iruña. Como colofón a tal fracaso de convocatoria, resaltar que el acto cultural de Rivas se suspendió, mientras que a la comida de convivencia en el parque de Atenas apenas acudió la tercera parte de las manifestantes.

Un circo, sin duda montado con la intención de tapar lo que se afirma en la misma resolución 2026, en la que se señala “acogiendo con beneplácito a ese respecto las medidas e iniciativas adoptadas por Marruecos, y el papel desempeñado por las comisiones del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Dakhla y El Aaiún, y de la interacción de Marruecos con los procedimientos especiales del Consejo de derechos humanos de Naciones Unidas”

Por ello resulta más que sorprendente que aquello que son señalados por la ONU por su dejadez y falta de recursos y derechos básicos en los campos de Tinduf, se atrevan a señalar a Marruecos que es alabada por su gestión de derechos humanos por la propia ONU.

Pero se va mas allá, se denuncia el tratado tripartito y se pide un referendo de autodeterminación, cuando la ONU en la misma resolución critica y exige a la RASD que se procesa al censo en Tinduf, censo al que se han negado desde el minuto uno. Por el contrario Marruecos tiene censado a todos los saharauis del sur de Marruecos, tal como se ha podido confirmar en las recientes elecciones municipales y legislativas, en las que las provincias del sur han tenido el máximo índice de participación.