Férreo despliegue impide la protesta del Hirak en Argel y otras ciudades

Testigos explicaron a Efe que el dispositivo era especialmente férreo en los alrededores de la plaza de la Grand Post, corazón de Argel, y de la plaza de los Mártires, a los pies de la histórica Casbah, así como en las principales vías de entrada a la capital

| Hace dos semanas, 44 personas que participaron en la manifestación del vienes anterior fueron procesadas y enviadas a prisión preventiva.

RPRESS Argel, 28 mayo 2021.- (EFE).- Un fuerte dispositivo de Seguridad impidió hoy la marcha de protesta semanal convocada por el movimiento de oposición social «Hirak», que pretendía salir a las calles por 119 viernes para exigir el fin del régimen militar que domina argelia desde la independencia de Francia en 1962.

Unidades de antidisturbios, militares, fuerzas especiales de la Policía, gendarmes y agentes de los servicios de Inteligencia exterior se desplegaron en las principales arterias, calles y plazas del centro de la capital y otras grandes ciudades del país para impedir la marcha que se repite desde que hace tres años este movimiento estallara para exigir la renuncia del entonces presidente, Abdelaziz Bouteflika.

Testigos explicaron a Efe que el dispositivo era especialmente férreo en los alrededores de la plaza de la Grand Post, corazón de Argel, y de la plaza de los Mártires, a los pies de la histórica Casbah, así como en las principales vías de entrada a la capital

También en ciudades como Orán (Oeste), Annaba (este) y Constantina (centro), donde al igual que en Argel cientos de perdonas fueron detenidas por la POlicñia en las calles, interpeladas y en algunas ocasiones llevadas a la comisaría, interrogadas «e incluso detenidas».

En particular en Tlemecen y en ciudades de la Cabilia, de mayoría bereber, como Jijel, Boumerdes y la capital de esta zona montañosa, Tizi Ouzu.

En estas localidades, al igual que en la vecina BejaÏa, miles de manifestantes pudieron burlar la seguridad y caminar por algunas calles al grito ya tradicional de «fuera la mafia y los corruptos» de las instituciones y «queremos un régimen civil y no militar».

UN RÉGIMEN POLÍTICO Y NO MILITAR

El «Hirak» arrancó en febrero de 2019 en principio para forzar la renuncia del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika, que impulsado por su círculo íntimo pretendía presentar a una quita reelección consecutiva pese a estar gravemente enfermo desde que en 2013, meses antes de su cuarta reelección, sufriera un ictus que mermó sus facultades.

Una vez lograda su dimisión en abril de ese año, el movimiento ha continuado con sus movilizaciones, pese a la represión policial y los numerosos arrestos y coacciones, para pedir «un régimen político y no militar» y protestar contra el proceso de transición en marcha desde entonces, que consideran «una pantomima del régimen militar para mantener sus privilegios».

DECENAS DE MANIFESTANTES PROCESADOS

La escena, que se repitió la semana anterior, se produce apenas un mes después de que el ministerio argelino de Interior lanzara una advertencia a los manifestantes y les recordara que, de acuerdo a la nueva Constitución, cualquier marcha debe ser comunicada a las autoridades para que sean estas las que la autoricen.

En una comunicado difundido a través de los medios estatales, el ministerio recordó que los organizadores «deben informar a las autoridades competentes del nombre de los responsables de la misma, la hora de su inicio y final, su recorrido y las consignas que van a ser defendidas».

Hace dos semanas, 44 personas que participaron en la manifestación del vienes anterior fueron procesadas y enviadas a prisión preventiva.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos advirtió entonces que la ONU está «cada vez más preocupada» por la situación en Argelia, donde varios derechos fundamentales, como el derecho a la libertad de opinión y de reunión pacífica «siguen siendo atacados».

En una rueda de prensa en Ginebra, Ropert Colville, uno de los portavoces, explicó que desde 2019 Naciones Unidas ha recibido numerosos informes «de lo innecesario y del uso desproporcionado de la fuerza contra manifestantes pacíficos, así como de detenciones continuas». EFE