El secretario del CNA sudafricano pide legalmente inhabilitar a Ramaphosa.

RPRESS Johannesburgo, 14 may (EFE).- El secretario general del Congreso Nacional Africano (CNA, gobernante en Sudáfrica desde 1994), Ace Magashule, presentó hoy una demanda para suspender al presidente del partido, Cyril Ramaphosa, también jefe del Estado, y revertir su propia inhabilitación por cargos de corrupción.

Además de demandar a Ramaphosa, Magashule pidió al Tribunal Superior de Gauteng, en Johannesburgo, declarar «ilegal, inconstitucional e inválida» la regla implementada por el CNA que aparta de su cargo a los acusados de delitos graves, ya que, a su juicio, merma la presunción de inocencia.

En aplicación de esa regla, el CNA suspendió la semana pasada a Magashule por su presunta implicación en escándalos de corrupción.

El pasado día 5 el partido recibió una carta de Magashule en la que no sólo rechazaba por «inconstitucional» su propia suspensión, sino que a su vez, como secretario general, declaraba suspendido de su cargo como líder del movimiento al propio Ramaphosa.

Frente ese envite, el presidente le exigió una disculpa y le dio de plazo hasta hoy para emitirla, antes de barajar otras medidas disciplinarias.

En su demanda, Magashule también reclamó hoy a la corte que declare ilegal esa petición de disculpa.

Con estas maniobras, el sancionado dirigente no sólo busca evitar su propia suspensión, sino alimentar la guerra de facciones que el oficialismo sudafricano vive especialmente desde el ascenso de Ramaphosa a la jefatura del CNA (a finales de 2017) y que cobija en su núcleo la lucha contra la corrupción.

Magashule está formalmente acusado de una veintena de cargos que incluyen corrupción, lavado de dinero y fraude, por su presunto papel en la asignación de un contrato fraudulento millonario de auditoría de unos nocivos tejados de asbesto en 2014, en la provincia del Estado Libre (centro), donde ejercía como jefe del gobierno local.

Si bien se le impuso una orden de detención en noviembre de 2020, la Justicia le otorgó posteriormente la libertad condicional.

La suspensión del secretario general envió un mensaje sobre el avance de las promesas del presidente sudafricano de combatir la corrupción, meta que él mismo considera crucial para que el oficialismo pueda conservar el poder y la popularidad a medio plazo.

Ramaphosa, de hecho, ascendió a la Jefatura de Estado después de que su predecesor, Jacob Zuma, fuera forzado a dimitir en febrero de 2018 por el propio CNA, tras nueve años de mala gestión y en medio de numerosos escándalos aún bajo investigación.

El CNA gobierna el país desde 1994, cuando ganó las primeras elecciones democráticas y multirraciales de la historia de Sudáfrica bajo el liderazgo de Nelson Mandela, quien se convirtió en el primer presidente negro del país.

Desde entonces, el partido ha vencido en todos los comicios generales con más del sesenta por ciento de los votos. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies