El polisario, una de las «principales amenazas» para la seguridad en el Sahel y el Mediterráneo.

Según Gain, la amenaza que supone el movimiento separatista procede principalmente de sus vínculos probados con grupos terroristas de la región, así como de las redes de delincuencia transfronteriza que operan en el Sahel, especialmente las que se dedican al tráfico de armas y drogas.

Brahim Gali, presidente de la RASD y secretario general del Frente Polisario

Redacción Press. 1 de abril 2021.- El polisario, grupo mercenario creado por Argelia en 1973 en el contexto de la guerra fría para servir su búsqueda de hegemonía regional, es hoy una de las principales amenazas para la seguridad de la franja sahelo-sahariana y la cuenca mediterránea, como lo confirman numerosos informes de agencias de inteligencia y centros de investigación, afirmó Mohammed Ahmed Gain, profesor universitario y presidente del Instituto Africano para la Construcción de la Paz y la Transformación de Conflictos.

«Hoy, las autoridades de seguridad españolas anunciaron la detención de un elemento del polisario que se preparaba para cometer atentados terroristas contra los intereses del Reino en España», señaló el académico en una entrevista con la MAP en vísperas de una conferencia virtual sobre el tema «La amenaza del polisario para la región euromediterránea: una responsabilidad innegable de Argelia», coorganizada por el Instituto Prospectiva y Seguridad en Europa (IPSE) y el Instituto Mandela.

Según Gain, la amenaza que supone el movimiento separatista procede principalmente de sus vínculos probados con grupos terroristas de la región, así como de las redes de delincuencia transfronteriza que operan en el Sahel, especialmente las que se dedican al tráfico de armas y drogas.

«También se sabe que este grupo separatista tiene estrechos vínculos con Irán y Hezbolá, que suponen una amenaza de desestabilización que va más allá de la franja sahelo-sahariana», agregó.

Por otra parte, el académico marroquí subrayó que los países europeos, plenamente comprometidos con la lucha contra el terrorismo en la región, son plenamente conscientes de la amenaza que supone el polisario, especialmente por sus probados vínculos con el terrorismo transnacional, señalando que todos los países europeos están comprometidos con la seguridad y la estabilidad del Sahel, y fomentan con razón la cooperación regional y subregional contra las amenazas tradicionales y emergentes a la seguridad en la región.