El hijo del fallecido presidente de Chad se hace con el poder

El general Mahamat Idriss Déby, de 37 años, asume el mando absoluto del país y anuncia, entre las críticas de la oposición, 18 meses de transición hasta la celebración de elecciones.

| El general Mahamat Idriss Déby, jefe del Consejo militar de transición (CMT)

RPRESS 22 de abril 2021.- El general Mahamat Idriss Déby, jefe del Consejo militar de transición (CMT) instaurado el martes tras la muerte en combate de su padre Idriss Déby Itno -que dirigió Chad durante tres décadas- asumió este miércoles plenos poderes, pese a su inexperiencia. El joven, de 37 años, disolvió la Asamblea Nacional y el Gobierno y «ocupa las funciones de presidente de la República, jefe de Estado y jefe supremo de los Ejércitos», de acuerdo a un documento publicado por los órganos de transición.

Mahamat había nombrado el día anterior por decreto a otros 14 generales en el seno de la CMT, órgano encargado de organizar la transición de 18 meses antes de la prometida celebración de «elecciones libres y democráticas». Su ascenso al poder se produce de forma precipitada, en medio de la conmoción que ha generado la muerte de su padre, fallecido el martes a causa de las heridas recibidas durante una operación militar contra los rebeldes en el norte del país. Sus exequias se efectuarán el viernes en Yamena, la capital, en presencia, entre otros, del presidente francés, Emmanuel Macron.

Tras tomar Mahamat el control absoluto de Chad, las principales fuerzas políticas de la oposición denunciaron un «golpe de Estado institucional». Una treintena de partidos pidieron «la instauración de una transición dirigida por civiles, a través de un diálogo inclusivo». Roland Marchal, experto en el Centro de investigaciones internacionales de Ciencias Políticas en París, señaló que el nuevo hombre fuerte del país africano «es demasiado joven y no es particularmente apreciado por los demás oficiales», lo que podría acentuar la inestabilidad.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, instó por su parte a que «la transición anunciada en Chad sea limitada, se desarrolle de forma pacífica, respetando los derechos humanos y las libertades fundamentales, y así permitir la organización de nuevas elecciones inclusivas».