El Consejo Nacional de Derechos Humanos a la vanguardia de la democracia en el Reino de Marruecos.

La magnifica labor en favor del desarrollo de los derechos humanos acaban de ser reconocidas de forma explicita en la última resolución del Consejo de Seguridad de Naciones unidas S/RES/2026 de 29 de octubre de 2021

| Sra. Amina Bouayach, presidenta del Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH)

RPRESS  Pedro I. Altamirano. Málaga, 14 noviembre 2021.- Muchos españoles mal informados estarán pensando en estos momentos de qué estoy hablando ¿democracia, derechos humanos en Marruecos? A ese punto hemos llegado de desinformación en España sobre el país vecino y hermano del sur. Un perfecto desconocido, por obra y gracia de unos medios de comunicación vendidos a los intereses bastardos de los grandes grupos económicos y políticos.

Si, para sorpresa de muchos de los que lean estas líneas, el Reino de Marruecos es hoy, sin duda, la mayor democracia africana, que camina con paso firme a convertirse en una democracia plena homologables con cualquier democracia europea moderna, sin caer en el error de la partidocracia que sufrimos en España. Explicar el desarrollo democrático marroquí desde la llegada de SM Mohammed VI, necesitaría, para asombro de muchos, varias tesis doctorales, por lo que será difícil hacerlo en apenas un buen puñado de palabras.

Democracia es igual a derechos humanos, y derechos humanos igual a democracia. Es fácil entonces comenzar por un pilar básico de cualquier democracia, velar por el desarrollo de los derechos humanos, en este caso para el pueblo marroquí.

En Marruecos se creo en conformidad con las disposiciones del artículo 161 de la Constitución y en aplicación de las obligaciones internacionales de Marruecos en virtud de las convenciones de derechos humanos, en particular los mecanismos de recurso en materia de derechos humanos, en 2018 se aprobó la Ley 76-15 relativa a la reorganización del Consejo Nacional de Derechos Humanos. Una ley que toma en consideración el estatus constitucional del CNDH como institución encargada de la protección y promoción de los derechos humanos, así como los Principios de París que rigen las instituciones nacionales de derechos humanos (INDH), y los Principios de Belgrado que rigen las relaciones entre los parlamentos y las INDH.

El Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) es una institución nacional pluralista e independiente, encargada de tratar todas las cuestiones relativas a la defensa y protección de los derechos y libertades humanos, la garantía de su pleno ejercicio, así como la preservación de la dignidad, los derechos y las libertades individuales y colectivas de los ciudadanos, en estricto cumplimiento de los estándares nacionales y universales en esta materia.

El Consejo se ocupa, entre otras cuestiones:
  • Examinar todos los casos de violación de los derechos humanos, ya sea por propia iniciativa, o por denuncia de las partes concernidas.
  • Visitar a los lugares de detención y establecimientos penitenciarios y monitorear las condiciones de los detenidos y su trato, así como los centros de protección y reintegración de menores, establecimientos de protección social, hospitales especializados en el tratamiento de enfermedades mentales y psicológicas y centros de detención para extranjeros en situación irregular.
  • El Consejo podrá, en el marco del ejercicio de sus misiones, intervenir de manera urgente siempre que se presente un caso de tensión que pueda derivar en una violación individual o colectiva de uno de los derechos humanos y esto, mediante el despliegue de todos los medios necesarios de mediación y conciliación que estime oportunos en coordinación con las administraciones públicas pertinentes.
  • Visitas periódicas y extraordinarias, cuando así lo solicite el Consejo, a los distintos centros donde haya personas privadas de libertad o susceptibles de ser privadas de ella, con el fin de reforzar su protección contra la tortura y otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
  • La elaboración de recomendaciones cuya implementación pueda mejorar el trato y la situación de las personas privadas de libertad y prevenir la tortura y de cualquier propuesta u observación sobre la legislación vigente o sobre los proyectos de ley o propuestas de ley relativas a la prevención de la tortura.
  • Estudiar, dentro de los límites de sus competencias en materia de promoción de los derechos humanos, la armonización de los textos legislativos y reglamentarios vigentes con los convenios internacionales en materia de derechos humanos que el Reino ha ratificado o a las cuales pueda adherir, así como a la luz de las observaciones finales y recomendaciones emitidas por los órganos de la ONU, en particular los órganos de tratados, y las recomendaciones aceptadas por el Reino de Marruecos, etc.
  • Fomentar la continua ratificación o adhesión del Reino a los convenios internacionales y regionales relacionados con los derechos humanos.
  • Establecer la cooperación y asociación con el sistema de las Naciones Unidas y las instituciones que lo integran, así como con los demás organismos internacionales e instituciones nacionales extranjeras competentes en materia de protección y promoción de los derechos humanos.

Como resultado de todo ello, podemos citar avances significativos en diversos campos tal como se recogen en los documentos como el Código de procedimiento penal, Propuestas del CNDH relativas al anteproyecto de ley; 45 recomendaciones para unas elecciones más inclusivas y cercanas a los ciudadanos; Extranjeros y Derechos Humanos en Marruecos para una política migratoria y de asilo radicalmente nueva; Balance sobre igualdad y la paridad en Marruecos,  Preservar y hacer más efectivos las finalidades y los objetivos constitucionales; La protección y promoción de los derechos de las personas con discapacidad; Por un derecho igual y equitativo a la educación y a la formación; Lucha contra la violencia hacia la mujer; La crisis de las cárceles, una responsabilidad compartida, 100 recomendaciones para proteger los derechos de los reclusos entre otras.

| Portada de varias de las publicaciones del Consejo Nacional de Derechos Humanos.

Todas estas acciones acaban de ser reconocidas de forma explicita en la última resolución del Consejo de Seguridad de Naciones unidas S/RES/2026 de 29 de octubre de 2021 en la que se  señala “acogiendo con beneplácito a ese respecto las medidas e iniciativas adoptadas por Marruecos, y el papel desempeñado por las comisiones del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Dakhla y El Aaiún, y de la interacción de Marruecos con los procedimientos especiales del Consejo de derechos humanos de Naciones Unidas” Un indiscutible reconocimiento internacional por parte de la ONU a la labor del Consejo Nacional de Derechos Humanos.

Para la realización de su labor a favor de cuidado y desarrollo de los derechos humanos en el Reino de Marruecos, el Consejo Nacional de Derechos Humanos mantiene una extensa red de delegaciones por todo el territorio, pero de las que me atrevo a resaltar las de Dakhla y El Aaiún en las provincias del sur de Marruecos, donde realizan una inmensa labor en cuanto a velar por los saharauis marroquíes, tal como se recoge en la resolución citada. Pero del mismo modo citar al resto, establecidas en Rabat-Salé-Kenitra, Fés-Meknes, Marrakech-Safi, Casablanca-Settat, Daraa-Tafilalet, Beni-Mellal-Khenifra, Tánger-Tetuán-Alhucemas, Guelmim-Oued Noun, Sous-Massa, por lo que la acción del Consejo cubre la totalidad del territorio del Reino de Marruecos.

Esto no hubiese sido posible sin la labor de su presidenta, la Señora Amina Bouayach, una mujer mas que respetada y querida en todo Marruecos. Amina Bouayach, ha sido designada por SM Mohammed VI como presidenta del Consejo nacional de derechos humanos, el 6 de diciembre 2018. Antes del nombramiento desempeño el cargo de embajadora de Su Majestad en Suecia y Letonia desde febrero de 2016. Del mismo modo, secretaria general de la Federación internacional de las ligas de derechos humanos (FIDH), y fue la primera mujer que presidió una organización de derechos humanos en Marruecos, a saber la Organización marroquí de los derechos humanos (OMDH). Graduada en ciencias económicas, y hablante de varias lenguas (Arabe, amazigh, francés, inglés, y español.

Participó en la campaña para la adopción del protocolo relativo a la abolición de la pena de muerte por la Unión africana en Addis Abeba, además de llamar a la ratificación de la Convención contra la desaparición forzada mediante la coordinación, en el marco de la puesta en marcha de las recomendaciones de la IER, del trabajo de las ONG que obran en el campo de derechos humanos para la campaña a favor de la ratificación de la Convención contra las desapariciones forzadas. Ganadora de premios nacionales e internacionales, en su calidad de defensora de derechos humanos, Sra. Amina Bouayach fue condecorada por su majestad el Rey Mohammed VI de Wissam Al Arch de tercera clase (oficial) de la orden del Comandante y Wissam Al Arch, en su calidad de miembro de la Comisión consultiva para la revisión de la Constitución. En 2014, fue nombrada Oficial de la legión de Honor de la República Francesa. Nacida en la ciudad de Tetuán, lo que la hace una persona cercana a la cultura española. Sería por tanto muy difícil, sino imposible, que el consejo de preside hubiese alcanzado los niveles de reconocimiento internacional a su labor por los derechos humanos.

www.cndh.ma/es