Duras críticas ante la donación de 320.000 euros a la, cada vez menos reconocida a nivel internacional República Árabe Saharaui Democrática, por parte del Ayuntamiento de Gasteiz (Vitoria)

Ello coincide con el impresentable hecho que, mientras los pocos saharauis autóctonos, mal viven en pésimas condiciones en los campamentos de Argelia, los dirigentes del Polisario mantienen a sus familias en verdaderas mansiones en el área de Gasteiz (Vitoria)

| Image de la firma del convenio

RPRESS 11 abril 2021.- En efecto, el Gobierno municipal ha aprobado la firma de un convenio de colaboración con la Asociación de Amigos y Amigas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) por el que el departamento de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia aportará 320.000 € para el desarrollo de supuestos programas de cooperación.

Puede ser que ese dinero, aportado por los ciudadanos a través de sus impuestos, nunca lleguen a su presunto destino para ayudar a la desprotegida población civil en los campamentos, sino para ayudar al mantenimiento de los gastos de las casas de los responsables de la RASD y sus familiares. Un verdadero escándalo que está teniendo repercusión mediática muy protestada por la ciudadanía vasca.

Y las reacciones ciudadanas no se han hecho esperar. No convence mucho la acción en estos momentos de crisis.

Resumimos las opiniones de los vitorianos:

“Con la que está cayendo aquí, y el alcalde regalando dinero por toda la cara, Gorka Urtaran lárgate a los campamentos. Que solidarios somos con el dinero del contribuyente” o bien “Propongo que esos 300.000 pavos salgan del sueldo del alcalde y de los concejales del Ayuntamiento, estoy de acuerdo con que salga de sus sueldos, pero, y a nuestros jóvenes de aquí que les dan ¿nada?”. “Espero que luego no digan que no tienen presupuesto para dar 40 cenas más en un comedor social, por poner un ejemplo”. Hay que recordar que, los 27 políticos rozan los dos millones al año en salarios.

La rúbrica del acuerdo fue en un encuentro en el que estuvieron presentes el concejal de Cooperación, Jon Armentia, y Mariló Ruiz de Galarreta, presidenta de la Asociación de Amigos y Amigas de la R.A.S.D. de Álava. Claro ejemplo del cómo siguen existiendo Asociaciones que nunca aceptaran la reunificación saharaui y la paz, porque prefieren que siga el conflicto y seguir viviendo del mismo. Una indecencia que esperemos todos acabe lo antes posible.

Equipo de Redacción. La Hora de África