Diputados pro Polisario pierden su primer enfrentamiento con el gobierno de España

El parlamentario se mostró convencido de que Madrid tiene la "legitimidad necesaria para mostrarle al Polisario qué es posible y qué no, porque el mundo ha cambiado mucho en los últimos años".

| José Manuel Albares, Ministro de Exteriores e España

RPRESS Yabiladi. Málaga, 2 septiembre 2021.- La primera comparecencia de José Manuel Albares ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja resultó complicada sobre el tema del Sáhara Occidental. El jefe de la diplomacia española tuvo que sufrir varios «disparos amigos». Formaciones regionalistas y separatistas, que aseguran la supervivencia del ejecutivo de Pedro Sánchez, han atacado al ministro de Relaciones Exteriores con preguntas sobre el tema, informa El País .

Los diputados vascos, Aitor Esteban y Jon Iñarritu, respectivamente del Partido Nacionalista Vasco y EH Bildu (brazo político de la organización terrorista ETA), han sido tenaces para extraer del Ministro de Asuntos Exteriores el apoyo a las posiciones del Polisario. Iñarritu incluso interrogó al ministro en dos ocasiones, para preguntarle si el gobierno español estaría a favor de la organización de un referéndum de autodeterminación en la provincia.

Pese a esta fuerte presión sobre un tema delicado, Albares reiteró que la posición que defiende su gobierno es «permanecer en el marco de la ONU», añadiendo que «la relación con Marruecos es mucho más amplia que la del Sahara». Alabares también afirmó que el ejecutivo Sánchez seguirá siempre privilegiando los “intereses de España” en sus relaciones con el reino vecino.

Respuestas evasivas que irritaron a los partidarios del Polisario. «En el Sahara no somos un actor más, tenemos una responsabilidad histórica», proclamó Esteban. Cabe recordar que al día siguiente del reconocimiento por parte de la administración Trump del carácter marroquí del Sahara, este diputado invitó al gabinete Sánchez a realizar una histórica mediación entre las partes. El parlamentario se mostró convencido de que Madrid tiene la «legitimidad necesaria para mostrarle al Polisario qué es posible y qué no, porque el mundo ha cambiado mucho en los últimos años».

La coalición Unidas-Podemos, miembro del gobierno, aún no ha expresado abiertamente su posición sobre la reanudación del diálogo con Marruecos.