Dios los cría y ellos se juntan: Venezuela muestra su compromiso de fortalecer relaciones con Argelia.

Nada nuevo bajo el sol, dos países totalitarios que se alían para no dar la sensación de aislamiento internacional.

| Fotografía de archivo, tomada el pasado 24 de agosto, en la que se registró al canciller de Venezuela, Félix Plasencia, en Caracas (Venezuela). EFE/Miguel Gutiérrez

RPRESS Pedro I. Altamirano. Málaga, 12 diciembre 2021.- De pequeño siempre me ha atraído mucho la historia. No podemos saber quiénes somos, sin no sabemos de dónde venimos. El estudio de la historia es siempre difícil, ya que como todos conocemos, la historia siempre la escriben los vencedores. Hay que acercarse con cautela, perspectiva y el máximo rigor posible para acercarse a la verdad.

Las alanzas no son nuevas. Van ligadas a la historia del hombre desde que tiene consciencia de sí mismo, de la tribu o sociedad a la que pertenece y sus intereses, para que siempre haya necesitado aliarse con otras tribus o sociedades en momentos difíciles. Por desgracia, la mayoría de las veces entono a disputas y guerras. Otro modo de alianza bien definida son la ideológicas que siempre han dividido al mundo en dos partes.

No me iré muy atrás en la historia.  Solo a la II Guerra Mundial para recordar el “Eje Roma-Berlín-Tokio, o por su acrónimo «Roberto»” formado por la Italia de Mussolini, el Japón de Hiroito y la Alemania de Hitler, que terminaron perdiendo frente a las fuerzas “Aliadas”. Nada ha cambiado tras finalizar la guerra, ya que al poco de terminar, el mundo seguía dividido en dos: La OTAN y el PACTO DE VARSOVIA dos ideologías distintas de ver el mundo. Hoy el mundo continúa dividido con nuevas potencias emergentes, pero siempre bajo un concepto ideológico.

Las potencias siempre han necesitado de países “satélites” a los que usar a su antojo e interese, ya sean legítimos o ilegítimos. Da igual. Siglos atrás se resolvía con colonialismo, pero como hoy está mal visto, colonizamos de otro modo: el ideológico, para después tejer esa red invisible de alianzas, que nunca suele terminar bien. En este caso me refiero al caso del Mediterráneo y el Sahel, dónde Argelia, como “potencia militar” intenta influir en el área el modo que sea, al precio que sea, y con las armas, legítimas o no, para conseguir sus objetivos de implantar regímenes totalitarios. Para ello necesita grandes alianzas, pero del mimo modo, la alianza con otros actores secundarios para dar la imagen de apoyo internacional, aunque a veces, es mejor estar solo que mal acompañado.

Según informa la agencia Española de noticias EFE, l canciller de Venezuela, Félix Plasencia, recibió este sábado las copias de estilo del nuevo embajador de Argelia en Caracas, Abdelkader Hadjazi, a quien transmitió la voluntad de fortalecer las relaciones diplomáticas entre ambos países.

«Recibimos las copias de estilo del nuevo embajador de Argelia en Venezuela, Abdelkader Hadjazi, en la Casa Amarilla Antonio José de Sucre (sede de la Cancillería), en Caracas. Bienvenido embajador. Desde ya reafirmamos nuestro compromiso para fortalecer nuestras relaciones diplomáticas», escribió Plasencia en su cuenta de Twitter.

Según sigue informando EFE Hadjazi, llegó el pasado martes a Caracas «para mantener y consolidar las excelentes relaciones de cooperación y solidaridad entre ambas naciones», informó entonces la Cancillería del país caribeño. Venezuela y Argelia mantienen relaciones diplomáticas desde 1971 y sostienen varios acuerdos en materia energética, educativa, cultural, comercial, industrial y agrícola, entre otras. En varias ocasiones, el presidente Nicolás Maduro ha efectuado escalas técnicas en el aeropuerto de Argel y ha sido recibido por autoridades argelinas.

Nada nuevo bajo el sol, dos países totalitarios que se alían para no dar la sensación de aislamiento internacional. Lo que me si me preocupa es el papel de la España totalitaria de Sánchez-Podemos. Este fortalecimiento de relaciones entre Venezuela y Argelia cuenta con el beneplácito de Podemos, causante, junto a los diputados ex ETA que mantienen al PSOE en el poder, y por tanto al servicio ideológico de venezolanos y argelinos. Ya tenemos nuevo EJE Caracas-Madrid-Argel servido en la mesa, para el bien del terrorismo del Sahel, y beneficio de las potencias que están detrás. El rico refranero español tiene razón otra vez: Dios los cría, ellos se juntan.