Brahim Ghali, de chivato a presunto genocida.

Un personaje mediocre, que durante la ocupación colonial colaboró como confidente con las autoridades españolas, y terminó como líder del Frente Polisario, de forma presunta, traicionando, torturando y asesinando a sus compañeros. Un ser gris y triste, que recuerda al personaje de “Gollum” en el Señor de los Anillos.

| Brahim Ghali

RPRESS Pedro I. Altamirano. Málaga, 30 de agosto de 2021.- El actual líder de la banda terrorista del Frente Polisario, en realidad se llama “Gali uld Sidi Mustafa uld Abdeljalil” de la tribu Erguibat.  Llegó con su familia a principio de los años sesenta al territorio del Sahara procedente del centro de Marruecos. Su familia es originaria de Rhamna al Norte de Marrakech. La familia aún se conserva la zawia o convento de enseñanza del Corán regido en la actualidad por su tío.

Cuando llega al Sahara, Ghali, como la mayoría, se acoge a la única oportunidad de trabajo existente: alistarse como policía territorial. Hay que entender que en esa época aún no se había comenzado a explotar los fosfatos, y pocas oportunidades más existían para trabajar. Fue destinado a Smara, donde según se refleja en los archivos españoles, aparece como confidente en la antigua subdelegación de Smara. Todas las subdelegaciones dependían del Gobernador de la provincia del Sahara Occidental, como cualquier otra provincia española de la época.

Ghali permanece en Smara hasta que aparece Mohammed Basiri, originario de Beni Mellal (Marruecos), líder de la sentada en el Aaiun del 17 de junio de 1970. ¿Dé dónde llega Mahammed Basiri? Es otro marroquí nacido en Beni Mellal, también de la confederación tribal Erguibat, extendida en todo el Magreb. Este hombre estudió en Egipto y Damasco, como todos los  revolucionarios marroquíes que se estaban formando en Argelia  y en Siria. En Damasco por aquel entonces, se formaban los jóvenes en el arabismo más radical, y en el socialismo que tenían como objetivo derrocar a los regímenes monárquicos de la zona. Ghali junto a otros miembros de ese incipiente movimiento participa en dicha sentada. La respuesta del gobernador fue violenta, según se tienen conocimiento murieron cuatro personas. A Brahim Ghali lo detienen junto a otras personas y lo llevan al puesto de Bir Enzaran, donde lo tienen encerrado durante seis meses. A partir de esta sentada de 1970, comenzó a surgir un malestar que lleva en 1973 al grupo de disidentes a crear un frente armado en contra del colonialismo español.

Brahim Ghali salió del territorio hacia Mauritania junto a los demás. Gracias a las conexiones tribales, el grupo fue recibido por distintas autoridades mauritanas, pero les advierten que no se permitirá ningún tipo de violencia. Mauritania lleva solo diez años de independencia; es aun una Nación débil y no desea tener problemas con las autoridades españolas. Unos meses después, aparecen los otros miembros constituyentes de Marruecos y de Argelia. Se organiza el congreso constitutivo del Frente Polisario en la ciudad mauritana de Zuerat.

La mayoría de los asistentes en ese congreso estaban bajo influencia del pensamiento revolucionario, abrazado por parte de la izquierda y extrema izquierda marroquíes, ya que algunos de ellos militaban en el seno de esas organizaciones. Casi todo el grupo estaba bajo la influencia de las ideologías recibidas en Damasco y en Argel, exceptuando los miembros procedentes de la ex provincia española, mas cercanos al pensamiento de izquierdas española. Ello es la causa que sólo tres de miembros de los que formaron parte de grupo constituyente hablaban español, entre ellos Brahim Ghali, que hablaba el español aprendido en el ejército, porque en realidad Ghali, nunca llegó a pisar un colegio; Obeid originario de Tan Tan (sur de Marruecos) y Bachir Edkhil, que tenía titulación de Bachillerato Superior, a quién encargaron buscar un acrónimo en español, ya que entendían, que si el movimiento fuese entendido, no podían ir en todo momento utilizando el árabe. De ahí partió la idea de buscar un acrónimo: Frente Polisario o lo que es lo mismo, Frente Popular para la Liberación de Saguiat el Hamra y Río de Oro.

A partir de la asamblea constituyente, como jóvenes llenos de energía, comenzamos a trabajar. España se puso en guardia; incluso envió una delegación a hablar con el grupo para que regresaran al territorio español, al tiempo que Mauritania los tenían vigilados de forma discreta.  Los libios fueron los primeros en hacer un llamamiento para liberar el territorio del colonialismo español, con su ayuda. Gadafi, en su discurso de 1972, en Atar, en centro de Mauritania, pide la liberación del territorio de Saguia el Hamra (Sahara occidental).

Por entonces, los argelinos estaban formando a marroquíes del interior con el objetivo de armar una revolución dentro de Marruecos. Se percataron de la necesidad de incorporar a personas originarias del territorio sahariano, y organizan un encuentro en Orán, entre Fquih Basri, el Wali Sayed, y otras figuras.  Del mismo modo, el Ministro argelino Mojuhidin (combatientes) visitaba al entonces embajador español en Argel y le comunicaba de la intención de atraer, la Rguibat como tribu mayoritaria a la ciudad argelina de Tinduf.” Una vez finalizado el primer congreso constitutivo del Polisario, se nombra, como primer Secretario General a Brahim Ghali en lugar de a Wali, mas apto y mas preparado, pero aun desconocido en el territorio. Ello fue la cause de elegir, de forma temporal, a Brahim Ghali.

A partir de ese momento, Argelia comienza a intervenir de forma directa en los asuntos internos de la organización para transformarlo en un instrumento útil para su soterrada guerra contra Marruecos. Para ello centra su programa en cambiar y eliminar la dirección de la organización del Polisario originarias del territorio, y sustituirlos por miembros de su confianza, ya que los objetivos de Argelia no era la independencia del Sahara, sino usarlo como arma contra Marruecos.

La estrategia argelina se encontró con un serio problema. El jefe del Comité militar era Bachir Edkhil, al igual que toda la base y cuadros armados, no era de la cuerda. Para acabar con ellos, la fación argelina ordena asesinar a Wali.  Lo asesinan un año y medio mas tarde en Mauritania. Una de las fuerzas de apoyo que asesinó a Wali, la comandaba Brahim Ghali en persona, que, para no verse implicado de forma física en el asesinato, huye de forma cobarde del lugar dejando la responsabilidad del asesinato a sus subordinados. Resultado, el traidor Brahim Ghali, y lo miembros adeptos al régimen argelino, acaparan el poder, apoyados por los servicios de seguridad argelina. Imponen el totalitarismo como método de control y represión, con todo tipo de horrores; encerraron a sus compañeros. Desde el inicio, Brahim Ghali se caracteriza por ser un perverso que se deleita con torturas inhumanas a las pobres personas afincadas, por fuerza, en esos campos del terror en el territorio argelino.

Hay que poner en consideración, que todo ello ocurre antes del 75 y del acuerdo tripartito, para entender que antes de la salida de España, el Frente Polisario ya estaba en manos de Argelia. Se comenzaron a construir los campamentos de los que llamaban “refugiados”, que tendría que llenar de saharauis, mauritanos, argelinos y malienses saharauizados. Brahim Ghali, a las órdenes de Argelia, organiza uno de los engaños a un pueblo, mejor organizados y preparados de la historia.

Cuando los compañeros son excarcelados, preguntan a Ghali ¿qué es esto de los campamentos que se están preparado?  Son órdenes de Argelia contesta. A continuación, Ghali vuelve a ordenar su detención. Los amarra y abandona a su suerte en medio del desierto, por la noche y medio desnudos. ¿Quién fue el que los llevó en el coche y abandonó a sus compañeros? Brahim Ghali. Allí los dejó amarrados en medio del desierto sin contemplaciones.

Como en una opereta tragicómica, cuando Brahim Ghali deja de ser útil para Argelia, aún lo aprovechan para un último servicio. Lo envían a España, con el indigno comportamiento del gobierno español del PSOE-Podemos, que intenta ocultar su llegada irregular a España, para crear la mayor crisis diplomática hispano-marroquí, con las graves consecuencias que ha ocasionado.

Brahim Ghali es un personaje oscuro, perverso, trepa. Sin ninguna consciencia humana, le da lo mismo ser chivato del ejercito español, que verdugo de sus compañeros para satisfacer sus intereses con Argelia. Es capaz de traicionarlo todo con tal de seguir viviendo bien. Su incapacidad es manifiesta. En más de cuarenta años ha sido incapaz de triunfar en nada. Nefasta política exterior que ha llevado a la insignificancia internacional del Frente Polisario, al reconocimiento de la soberanía del Sahara por parte del Reino de Marruecos de Estados Unidos y las grandes potencias, incluida Israel. Fracaso tras fracaso político y estratégico, eso sí como presunto genocida y violador es solo comparable con Adolf Hitler. Nunca le importó el Sahara, ni los saharauis, siempre fue y es, una marioneta violenta y sanguinaria al servicio argelino. Un triste personaje que paso de Chivato a presunto genocida.