Blinken advierte de que la guerra en Tigray amenaza al Cuerno de África

Blinken hizo esos comentarios después de reunirse con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien el pasado fin de semana viajó a Adis Abeba para entrevistarse con el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, a fin de buscar una solución a la guerra.

EFE/EPA/DANIEL IRUNGU

RPRESS  Nairobi, 17 noviembre 2021 (EFE).- El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, advirtió hoy de que la guerra en la región etíope de Tigray amenaza la seguridad del Cuerno de África, e instó a las partes en conflicto a volver al «proceso político» para resolver la contienda.

«El conflicto en Etiopía es una amenaza para el Cuerno de áfrica (…). Y eso es una gran preocupación para nuestros socios» en esa región del este del continente, afirmó Blinken en Nairobi, en el inicio de una gira africana que le llevará también a Nigeria y Senegal.

En una rueda de prensa junto a la ministra keniana de Asuntos Exteriores, Raychelle Omamo, el secretario de Estado instó al Gobierno etíope y a los rebeldes de Tigray a «negociar un cese de las hostilidades sin precondiciones», ya que ambos bandos han fijado requisitos para un posible diálogo.

Blinken hizo esos comentarios después de reunirse con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien el pasado fin de semana viajó a Adis Abeba para entrevistarse con el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, a fin de buscar una solución a la guerra.

«Tenemos la esperanza de un alto el fuego tras la reciente visita del presidente Kenyatta (…). Creemos que un alto el fuego es posible», aseguró Omamo.

La ministra keniana subrayó la necesidad de creer en «el potencial de Etiopía para hallar una solución a esta crisis» y agregó que, una vez se supere el conflicto, el país vecino emergerá como «un socio más fuerte» para «garantizar la paz en la región».

Por su parte, el jefe de la diplomacia estadounidense reiteró que «no hay solución militar para este conflicto» e incidió en que «todas las partes deben reconocer eso».

«Creo firmemente que hay una oportunidad para que todas las partes paren» las hostilidades y se sienten «pronto» en «una mesa juntos» para resolver sus «diferencias», aseveró Blinken.

«Estamos trabajando con todos los socios para impulsar los esfuerzos» en busca de la paz, remarcó el secretario de Estado, quien dijo «apreciar el trabajo» que en esa dirección están haciendo Kenyatta y el alto representante de la Unión Africana (UA) para el Cuerno de África, el expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo.

La guerra estalló hace algo más de un año, cuando Abiy ordenó una ofensiva contra el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT), partido que gobernaba entonces la región, en represalia por un ataque a una base militar federal y después de una escalada de tensiones políticas.

Hasta la fecha, dos millones de personas han sido desplazadas internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán por conflicto.

La ONU viene desde hace semanas criticando insistentemente al Gobierno etíope por las trabas que pone al acceso de ayuda humanitaria hacia Tigray.

A ese respecto, Blinken exigió hoy a las autoridades etíopes que permitan un «acceso humanitario inmediato» porque «la gente está sufriendo».