Amateurismo informativo irresponsable

El generalmente respetable diario español El País, en su edición del 26 de mayo de 2021, avanza falsedades sobre Marruecos y destaca análisis tendenciosos sobre, por un lado, la relación entre Marruecos y España y, por otro lado, Marruecos y la UE. Dado que una idea vale por otra, y el debate es a nivel de pura y simple argumentación, recordaremos algunos elementos fácticos que ayudarán, por ambas partes, a una mejor comprensión del problema.

| Khalil Hachimi Idrissi

RPRESS Rabat. Khalil Hachimi Idrissi. 27 mayo 2021.- Como dijo explícitamente Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Marruecos no es ni el conserje ni el policía de Europa en materia de migración. Lo que hace en esta área es parte de una asociación estructurada, bien entendida y respetuosa de la soberanía de los demás.

Destacar los 300 millones que Marruecos recibe de la UE como parte de su política migratoria es francamente pésimo. Marruecos gasta de 5 a 10 veces más para cumplir con sus compromisos voluntarios y sus responsabilidades africanas.

Oponer la UE unida a Marruecos, en este asunto, es un burdo artefacto para absolver a España de sus responsabilidades al recibir un criminal de guerra solicitado por la justicia española y un separatista en guerra contra un socio. Este artefacto es una simulación de unidad ya que, en general, la UE, consigo misma, no está de acuerdo en nada y muy pocas políticas comunes han tenido realmente éxito. La «virilidad» inédita y un tanto teatral con la que la UE manejó el caso de Sebta tiene, además de la comedia de la situación, la función de hacer olvidar los «compromisos» que marcaron el tratamiento de la cuestión. flanco de la Unión.

Creer que, ante un sobrecalentamiento migratorio, cíclico u ocasional, la reacción emocional europea de apoyo a España, estimulada en particular por un miembro español del ejecutivo europeo, Josep Borrell en este caso, es una descarga para el carácter colonialista de la La presencia española en Sebta y Mellilia es un error infantil. Nadie en Europa cree seriamente que la UE comience en África en territorio marroquí.

Minimizar el carácter estrictamente bilateral España-Marruecos de la crisis y la responsabilidad española en ella es perjudicar los intereses estratégicos de España. Introducir un criminal de guerra a espaldas del socio estratégico tiene consecuencias. Para solucionar este problema es necesario que se exprese el estado de derecho español y que pase la justicia. De lo contrario, es un regreso al punto de partida, el de la crisis multifacética.

La legitimidad de la posición marroquí sobre su soberanía territorial es admitida en Europa en particular por Francia. Querer utilizar esta crisis para sembrar discordia entre Francia y Marruecos, como insinúa torpemente el diario El Païs, es ridículo. Lo cierto, en cambio, es que si esta crisis continúa sin una solución creíble, legible y convincente, será Francia la que sacará las castañas del fuego y recuperará el lugar natural que tenía en la economía marroquí. Este sería el mayor «logro» histórico del gobierno de Sánchez a la luz de esta crisis.

La fragilidad del gobierno de Pedro Sánchez, cuyos días lógicamente están contados, es consustancial con su alianza gubernamental: Podemos, un partido de extrema izquierda, y dos partidos separatistas, es uno de los elementos constitutivos de esta crisis. No es lo suficientemente fuerte como para mantener a raya a los generales graduados y odiados por su gente, de Argel –en el asunto Ghali, Pedro Sánchez accedió a que ellos lo arrollaran en la harina– y, tampoco, tampoco lo suficientemente valiente para explicarse, mirándolo. en el ojo, a un socio estratégico que lo está traicionando de la manera más desleal.

El Estado profundo español -existe a pesar del barniz democrático reciente del país-, la experimentada clase política y parlamentaria así como los círculos económicos rechazan el amateurismo del Gobierno de Pedro Sánchez que priva a su país de su natural profundidad estratégica, desvía permanentemente lo real. intereses de España, y crea la anarquía en el Mediterráneo occidental. Sólo un cambio rápido, que no tardará en llegar, en el poder construido sobre elecciones legislativas anticipadas puede extinguir este fuego estratégico iniciado por aficionados irresponsables.

Khalil Hachimi Idrissi