Al menos 364.000 niños desplazados por la violencia yihadista en Mozambique

Esos menores, además, muestran signos de estrés mental severo y angustia, incluido el llanto constante y la pérdida de la voluntad de comer y jugar, según testimonios recopilados por Save the Children.

| EFE/EPA/JOAO RELVAS/Archivo

RPRESS Maputo, 30 junio 2021 (EFE).- Al menos 364.000 niños se han visto desplazados por la violencia yihadista que sacude el norte de Mozambique desde 2017 y, como consecuencia, sufren problemas de salud mental, advirtió este miércoles Save The Children.

«Hay al menos 364.000 niños desplazados por este conflicto. En el mejor de los casos, se han visto obligados a huir de sus hogares y de la sensación de seguridad. En el peor de los casos, han sido testigos de horrores que ningún niño debería ver», afirmó hoy en un comunicado el director de la ONG en Mozambique, Chance Briggs.

Esos menores, además, muestran signos de estrés mental severo y angustia, incluido el llanto constante y la pérdida de la voluntad de comer y jugar, según testimonios recopilados por Save the Children.

Algunos tienen menos de 10 años y han sido testigos de «una violencia terrible, incluido el asesinato de sus padres», subrayó la ONG, al advertir de que «podrían no recuperarse a menos que reciban urgentemente servicios de salud mental y apoyo psicosocial».

La pequeña Clara, de 6 años, es uno de esos menores afectados por el conflicto, pues su padre murió cuando su aldea fue atacada en la provincia de Cabo Delgado, donde opera el grupo yihadista Al Shabab.

Ella, su madre (Mariana) y su hermano pequeño (Pedro, de 3 años) se escondieron en el monte durante cuatro días hasta que pudieron escapar.

«Mi hijo no sabe realmente lo que pasó, pero sigue preguntando por su papá. Mi hija comprende que su padre está muerto. Cuando se enteró de que habían matado a su padre, ella se puso muy triste. Enfermó, no jugaba con otros niños y no comía. Estuvo molesta y triste durante mucho tiempo», explicó Mariana a la ONG.

Ante el problema, Briggs pidió a «todas las partes en este conflicto» que «los niños nunca sean un objetivo» y que hagan «todo lo posible para minimizar el daño a los civiles, incluido el fin de los ataques indiscriminados y desproporcionados contra los niños».

Más de 700.000 personas han sufrido un desplazamiento forzoso por el terrorismo yihadista en Cabo Delgado, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

El grupo yihadista Al Shabab, que no guarda relación con su homónimo de Somalia, aterroriza el norte de Mozambique desde octubre de 2017 y ha causado más de 2.900 muertos, entre ellos más de 1.430 civiles, según las últimas cifras del Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflictos Armados (ACLED).